Análisis

Victor Entrialgo De Castro: «Yo, el Supremo»

Victor Entrialgo De Castro: "Yo, el Supremo"
Trump RT

Sánchez y Trump no actúan en términos de verdad y mentira sino en los de vencer o perder. Les da igual lo que haya votado el pueblo. Lo que quiera el pueblo les trae al pairo. «Sanchez y Trump» son tal para cual. Al dia siguiente de un descalabro cargan contra la Prensa, cesan a un Fiscal General que les investiga, o se cargan la Institución que les molesta, hasta que consiguen manipular la voluntad popular. Lo suyo es puro teatro, narcisismo brumario, y no se corrige por mucho que se critique o que se intente. «Sanchez y Trump», que parece el nombre de un duo circense, son un compendio freudiano, cosas de nacimiento o de la infancia.

Augusto Roa Bastos, el gran escrito paraguayo, al retratar en «Yo, el Supremo», al dictador paraguayo Jose Gaspar Rodriguez de Francia, el Dr. Francia, que dirigió su pais entre 1814-1840, hablaba ya de Sanchez y Trump sin haberlos conocido, porque es un tipo humano perfectamente reconocible. Se les ve a la legua: » El poder, esa especie de orgullo humano que necesita controlar la personalidad de otros».

El Presidente Trump ha ordenado «sentarse», como en el colegio, y echado de la Casa Blanca, a un periodista de la CNN, Jim Acosta, después de llamarle basura y reprenderle en público más que despectivamente como persona indeseable y «enemigo del pueblo» .

«Diez dias» antes de las elecciones para renovar la Cámara de representantes y el Senado, fundamentales para la legislatura, Donald Trump metió miedo a la América profunda con la llegada de la caravana de centroamericanos. Aquí en medio de la negociación de Pedro Sanchez con los golpistas, aparece un Mosso de esquadra hablando de un «francotirador» que le esperaba en Tarrasa aunque Sanchez no tenía pensado pasar por allí. Igual que Maduro. Igual que «dias antes» de las pasadas elecciones presidenciales llegaron los Correos electrónicos de Hillary Clinton.

Por esas fechas, Pedro Sanchez manda a Iglesias a negociar con presos golpistas y luego niega tres veces la rebelión que había considerado «incuestionable» poco antes mientras confia a su ministra de Justicia, colega de Villarejo, destituir a dos abogados del Estado por negarse a cambiar la calificación de rebelión en las conclusiones provisionales, para luego sacar la pata y que éstos se nieguen a firmar.

Penúltimamente, aguardaba camuflado al acecho de la presa del Tribunal Supremo, preparado para desacreditarlo al dia siguiente con un decreto-ley. El poder ejecutivo cargándose al judicial. Hemos llegado a Venezuela antes de lo que pensábamos.

El Presidente vampiro que quiere pasar a la historia por asaltar la tumba de Franco sólo para ganar las elecciones, continúa maniobrando para seguir gobernando como el golpista que será considerado por la historia.

España empieza a estar hasta los dídimos. ¡España Responde! El 18 en Valencia está convocado el inicio de un nuevo 2 de mayo que seguirá en Madrid y luego por toda España para echar de una vez a Pedro Botella y los invasores de la paz y tranquilidad de nuestro país, sus secuaces podemitas y separatistas.

Trump derrotado, dice ahora como Sanchez, «Yo el Supremo», que ha ganado. Pero se ciernen a partir de ahora las investigaciones de la trama rusa como en España se cernirán tarde o temprano sobre el principal valedor del golpe separatista desde dentro del Estado.

Un golpe desde dentro, un golpe continuado.

España, aunque tarde, responde.

España Responde.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído