ANÁLISIS

Santiago López Castillo: «Juez de jueces»

Santiago López Castillo: "Juez de jueces"
Pedro Sánchez (PSOE) en manos de Podemos. EP

Doy fe de mi ignorancia jurídica, que algo estudié, sí, mas no plagié, en mi formación como periodista y en mi trayectoria como máximo responsable parlamentario de TVE, nada menos que durante 40 años. Pero esta línea basada en el sentido común, me permite, con la venia, hacer una serie de deducciones del manipulador oficial-okupa de la Moncloa. A saber:

– Desprestigiar la centenaria institución del Tribunal Supremo.
– Desautorizar a los Abogados del Estado (caso «procés»).
– Y meter la mano en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, y por ende, el Tribunal Supremo.

Comencemos por el final (los iletrados suelen agudizar sus exposiciones con «empezamos por el principio»): Sánchez será lo que quiera, perverso, malvado…, pero no gilipollas. En el intercambio de cromos prefiere que la alta magistratura sea regida por un conservador antes que por un juez para la democracia y su tonsura, con el bien sabido fin de que saldrá del tribunal a los golpistas catalanes, y entonces el manipulador de los poderes de la democracia, irá ganando la batalla hasta concederles el indulto.

Esto, en síntesis. Al que se refiere el gran Francisco de Quevedo y Villegas: «Donde hay poca justicia es grave tener razón». Lo venimos padeciendo algunos comentaristas cuyas reflexiones nos son anuladas o impedidas por los resortes del poder. Bien lo dijo Alfonso Guerra: «A España no la conoceréis ni a la madre que la parió». El socialismo sigue su línea continua. TVE, RNE y todas las cadenas estatales y comunitarias en comandita con el PSOE no cesan de propalar el republicanismo, el anarquismo, la revolución bolchevique que tanto le encandila a este huero de Sánchez, el inquilino por la puerta falsa de la Moncloa.

Están en el grito de guerra:

– ¡No pasarán…! ¡¡¡Las milicianas, en lucha!!!
Esto se oye hasta en las ondas de Radio Clásica. Una emisora que usted creía sagrada y se da cuenta de que es un eslabón más de los medios públicos que tienen en comandita PSOE y Podemos, Goebbels, definitivamente un pardillo.

– Miente, asimismo, Sánchez en las hipotecas.

El juez Marchena es un as envenenado que Sánchez ha entregado al PP para que salga del tribunal del «Procés» y sea sustituido por una jueza favorable a la secesión. Ni jueces para la democracia ni otras togas arrastradas por el camino. Ya lo decía Corneille: un mentiroso siempre es pródigo en juramentos.

Para remate, la jueza que se encargaba del máster de Cifuentes va a por ella y en cambio a la ex ministra Montón, del montón, la aprueba. Distintas varas de medir, casualidad, casualidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído