Análisis

Santiago Lopez Castillo: «Ni contigo ni sin tí»

Santiago Lopez Castillo: "Ni contigo ni sin tí"
Un meme de Pablo Iglesias (PODEMOS). EP

Ni con Mariano ni con Pablo tienen mis males remedio… La prensa mediática, vista a la izquierda, ar, zurra la badana al PP. No es ninguna sorpresa pero alguna vez se lo tenían que hacer mirar, que dicen los catalanes. La prensa y propaganda del PSOE, ríase usted de Goebbels, ha sacado a colación a Vox que es una cuña de la misma madera o parecida. Son los tránsfugas que, con Santiago Abascal, salieron de najas en pos del cargo en otra formación política. A estos elementos también se les llaman «trepas», ambiciosillos y enredas. No ha quedado un gacetillero en adularles a sabiendas de que es más rentable criticar al Real Madrid que al Deportivo Leganés.

En estas horas previas a los comicios de Andalucía, casualidad, casualidad, una jueza retro-progre, Carmen Rodríguez Medel, la procesa por su máster y, en cambio, a la ministra Montón, brigadista del plagio como el Dr. No la deja limpia de polvo y paja. Hasta el verbenero Herrera, que se está sacando el carné de retro-progre, no cae en la cuenta o en la sentencia jurídica. ¡Te alabamos, Señor!

Y antes de que se celebren las elecciones andaluzas, las más corruptas de la democracia (en la época de Franco fueron encarcelados varios directores generales y destituidos significativos ministros), 700 millones nos contemplan del erario público, Pablo Casado ya ha sido juzgado y pasado por la piedra de los telediarios como gran perdedor de las próximas generales que a saber cuándo llegarán, ni se las ve ni se las espera.

Qué pocos recuerdan que el fulero Sánchez, el más embustero de los últimos años, está aupado en la presidencia con una derrota electoral y la peor cosecha del PSOE en los últimos años. Ya habla de los ¡años 40!, el que venía para convocar unas elecciones. ¡Y tú puta!

Se mofa, el gran Guayoming de esta política falsaria, que nos está llevando a las peores artes de la diplomacia, a que no le creamos ni miajita. Pronto vendrán los brigadistas internacionales de la Guerra Civil para recordar lo que no debemos recordar. Nunca es saludable echar leña al fuego y menos habiendo superado el umbral del siglo XXI.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído