Análisis

José Luis Suárez: «La ‘vía Torra’ pra la rebelión y la secesión»

José Luis Suárez: "La 'vía Torra' pra la rebelión y la secesión"
Sánchez (PSOE) con Torra. ep

Quim Torra, el activista pendenciero antiespañol, Presidente de la Generalitat catalana, exaltador de la república catalanoide y defenestrador recalcitrante de la monarquía constitucional española, retórico insensato y retorcido, iluminado mesiánico, ha emprendido la «VIA TORRA», según él paralela a la «vía eslovena», tomando ejemplo de ésta como modelo a seguir para la construcción, cruenta y terrorista, con muertos por medio, si hace falta, de su república secesionista.

He aquí algunos de los momentos tomados en la vicisitud del proceso emprendido por este energúmeno fanático en su derrotero de violencia fascista:

– Cuando, sistemáticamente, se niega a condenar las actuaciones violentas y delictivas de las agrupaciones independentistas participantes en el procés de separación, arropando a los lideres golpistas, apresados por la Justicia o huidos cobardemente al extranjero.

– Cuando insulta, con energía supremacista y odio antiespañol, a todo catalán no independentista y a todo español no catalanista.

– Cuando declara que Cataluña «vive momentos de extrema gravedad», con la mayoría de su ejecutivo «en la cárcel o en el exilio», reivindicando su compromiso de aplicar inexorablemente el resultado del referéndum ilegal del 1-0 2017: «Este Govern reitera su compromiso con el mandato democrático del 1-0 y el apoyo a todos los represaliados» … «Nunca renunciaremos al 1-0» … «El 1-0 es la semilla de la republica catalana».

– Cuando amenaza con un nuevo 1-0, «hasta el final y con todas las consecuencias», o ampara los continuos actos de desobediencia civil de la CUP, que amparan las continuas «jornadas de lucha» de sus jóvenes «arranes».

– Cuando aplaude y tolera, en discurso pronunciado en Sant Juliá de Ramis, con motivo del aniversario 1-0, que la agrupación juvenil de la CUP se enfrente a los Mossos y a su unidad antidisturbios, practicando la «kale borroca» en varios lugares de Cataluña, organizada en guerrillas urbanas con técnicas de manual, boicoteando manifestaciones autorizadas convocadas por el Sindicato policial Jusapol, que agrupa a policías nacionales y guardias civiles.

– Cuando apoya y jalea a los denominados Comités de Defensa de la República (CDR), instándoles a «seguir presionando en las calles hasta lograr la republica catalana, arengándoles: «Apretad, hacéis bien en apretar»-inflamaba el muy insensato president.

– Cuando acude y encabeza las concentraciones y movilizaciones separatistas convocadas por Omnium Cultural y la ANC, prestándose a defender «hasta sus últimas consecuencias» las actividades golpistas de sus lideres Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, «dos personas de paz y honorables», que están sometidos a un «juicio injusto».

– Cuando los grupos violentos independentistas realizan continuos desórdenes públicos de ocupación mediante sentadas y bloqueo de las comunicaciones y vías de transporte de Cataluña, impidiendo el tráfico en las principales calles y avenidas de Barcelona, como Vía Layetana, la Diagonal, Aragón o Gran Vía, o bloquean durante días, por la fuerza, carreteras o interrumpen el tráfico en autovías y redes viarias, provocando cortes y retenciones en la AP-7, la A-2 y otros ramales de acceso a Barcelona, desvíos intermitentes en la N-340, bloqueo de la Ll-11 en Lérida o cortes en las vías del AVE en Gerona, etc., con grandes perjuicios y peligros para las personas y bienes.

– Cuando Quim congenia con el terrorista de Terra Lliure, Frederic Bentanach, su «compañero del alma» independentista, participe en los acosos a la guardia civil, que insta a las formaciones del secesionismo «a tomar el Parlamento, y ocuparlo por la fuerza» el próximo 21 de Diciembre, con motivo del convocado Consejo de Ministros de España en Barcelona, defendiendo la fechoría como «una acción legal del pueblo». Torra le da carta blanca en su ilegalidad, pues ya le acompañó en una «foto de matonismo», junto al también terrorista Carles Sastre, el pasado 16 de Mayo, a las pocas horas de haber sido investido Torra como Presidente.

La Ley de Partidos Políticos prevé la ilegalización o suspensión de organizaciones radicales y violentas, cuyas actividades pongan en peligro la Seguridad nacional. Y el art. 472 y ss. del Código Penal, que se ocupa de la promoción para la rebelión, prevé condenas entre 10 y 15 años para «personas constituidas en autoridad» que promuevan y sostengan la rebelión para la secesión.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído