EDUARDO ÁLVAREZ NO DEJA TÍTERE CON CABEZA TRAS VER LAS CAMPANADAS DE ANTENA 3

La espeluznante imagen que dejará en bragas a la chabacana Cristina Pedroche

"Sólo podrían superar los de Telecinco a Pedroche si la próxima Nochevieja da las campanadas Belén Esteban sin ropa"

La espeluznante imagen que dejará en bragas a la chabacana Cristina Pedroche
Cristina Pedroche.

Eduardo Álvarez, columnista de El Mundo, le hace este 4 de enero de 2019 una buena autopsia a las campanadas de fin de año de Antena 3. Critica la performance de Cristina Pedroche por su nuevo ‘destape’ para recibir al nuevo año:

A punto ha estado micromachismo de ser elegida Palabra del Año. Pero, al final, los que se ocupan de este entretenimiento tuvieron un arrebato de lucidez e hicieron ganadora a microplástico, con sonoridad parecida. La primera representa un problema, y no pequeño, el de su definición. Haber escogido un palabro cuyo significante genera tantas dudas habría sido de aurora boreal. Se dice que es micromachista, por ejemplo, considerar normal que en televisión los presentadores masculinos son los que aportan el rigor y sus compañeras féminas la cuota guapa. Hasta ahí la lección parece sencilla. Pero resulta que un año más la Pedroche defiende como lo más feminista dar las campanadas en bikini mientras que Chicote nos ahorraba el mal trago de verle en tanga -lo de vocalizar, para otro año-. La pizpireta presentadora -perdón si denominarla así es micromachista- podía haber dicho que ella se pone como le sale del moño y que el que no quiera que no la mire. Pero no. En una nueva reinterpretación del feminismo del siglo XXI, que por lo que se ve Simone de Beauvoir está ya pasada de moda, explica que su performance era un alegato en favor de la mujer, subrayando que feminismo es «libertad para ponerse lo que una desee».

Apunta Álvarez que, de no ser por esos show de vestuario, a Pedroche no la llamarían año tras año:

Muchos que consideramos que cada vez hay más razones para ser feministas -el año ha vuelto a comenzar, cómo no, con otro crimen machista, y los de Vox quieren llevarnos de nuevo a la arcadia de las esencias-, pensábamos que significa igualdad. Pero no libertad para ser maleducados y maleducadas, ni para defender que ir por la vida de mujer florero tenga que ver con la causa que suscitó tan envidiable fervor el pasado 8 de marzo. Pedroche parte de una premisa falsa, que es lo que más irrita en este episodio grotesco. Claro que no tiene libertad para escoger indumentaria. Si diera las campanadas con un traje elegante y apropiado para la ocasión, nadie hablaría de ella. Y, como le ha ocurrido a tantos y tantas presentadores, lo más probable es que ya habrían dejado de contar con ella para comer las uvas.

Y concluye con una imagen estremecedora:

Feministas y machistas están condenados a seguir ciertas reglas de protocolo en la sociedad en la que vivimos, como la de disfrazarse para una boda por respeto a los contrayentes. Meterse en la casa de millones de espectadores en uno de los momentos más entrañables del año en bañador no es sino una chabacanada que sólo podrían superar los de Telecinco si la próxima Nochevieja da las campanadas Belén Esteban sin ropa. Lo demás, son cuentos. Aunque alguien los tache de micromachistas.

Juan Velarde es redactor de Periodista Digital @juanvelarde72

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído