ANALISIS

Rafael Reina: «Solo necesitan un disparo (3)»

Rafael Reina: "Solo necesitan un disparo (3)"
Parlamento, partidos políticos y democracia. Maximino Soriano.

Mea Culpa, Mea Culpa, Mea Maxima Culpa.

Si te preguntas; porque la sociedad donde creciste está desapareciendo como quien retira la alfombra de un tirón donde estas de pie y te quedas preguntándote que ha pasado, la respuesta es que mientras no estabas prestando atención, nuestros principios y valores éticos y morales han sido reemplazados por otros y nosotros ahora somos unos desagradable indeseable llenos de perjuicios y ahora somos nosotros el problema.

Si crees en una sociedad donde se proteja la cultura, eses un nacionalista de extremista, si crees que puedes expresar tus discrepantes ideas con libertad, no eres más que un xenofóbico fanático, si consideras que debemos vivir en una sociedad secular se te tachara de islamo-fóbico, racista, si abogas por una familia natural, eres homofóbico y machista, si consideras que la democracia debe ser soberana eres un fascista xenofóbico que no tienes derecho a ser escuchado y si usas los articulo y pronombres conforme a la evidencia… puedes ser encarcelado y denigrado de por vida.

De hecho no hay lugar para nosotros en el nuevo horizonte; nosotros los «privilegiados» somos los culpables que han edificado el mundo en que viven esa vociferante juventud de «bleached» cerebros cuyo objetivo es la destrucción de nuestra cultura occidental que es la cultura que odian y que les ha permitido haberse educado, alimentado, protegido de enfermedades, haberles facilitado las comodidades de comunicación, conocimiento, información y haberles facilitados los medios para destruir todo por lo que deberían estar agradecidos incluido el derecho a hacerlo… Hemos llegado demasiada con demasiada velocidad a una curva que no está en el mapa y que no debería estar en el camino y que alguien ha puesto con evidente intención.

La mejor forma de destruir un edificio, es destruir sus cimientos y el cimiento de toda sociedad es su juventud, en este caso la destrucción viene con una educación sin valores, sin ética, sin conceptos morales o en su defecto sin religión, principal objetivo de todo régimen totalitario, tiránico y absolutista. (Léase: Comunismo, Socialismo, Populismo, Fascismo, NacionalSocialismo)

Y somos nosotros los que hemos dejado que educaran nuestros jóvenes sin valores de ningún tipo, hemos dejado que el estamento de turno, eliminara de ellos el respeto a la libertad de expresión, hemos permitido que usen impresiones para que anulen la realidad, que sentimientos se transformen en holísticas bases de conducta que el pragmatismo sea reemplazado por idealismo que los pensamiento e ideas no sean libres, les hemos dejado crecer desde el rincón que los políticos los han puesto, sin opción a una salida, sin haberle dado la posibilidad de estar en campo abierto y evaluar las diferencias del espacio exterior, hemos permitido que políticos decidan por nosotros, que ellos dicten lo que nuestros hijos tiene que pensar y lo han hecho en nuestra cara, con premeditación y alevosía.

Así que; en verdad y si no queremos caer en el mismo error que les estamos criticando a la juventud de obviar la realidad, si que somos nosotros culpables, culpable por inanición, por nuestra despreocupación, por nuestra comodidad, por caer en la trampa más eficaz del socialismos, la oferta de quitar de nuestros hombros responsabilidades a cambio de un poco mas de impuestos, aliviar nuestra carga y darnos más tiempo para disfrutar, por creer en sus promesas les hemos puesto en bandeja la destrucción de nuestra cultura y la perpetuidad el politicismo.

Así que para empezar, no estaría mal, una charla con nuestros hijos y nietos, un sincero arrepentimiento ante ellos, una explicación honesta de nuestro error. Tenemos que devolver el futuro de nuestras culturas a las manos de nuestros hijos, cuidadosamente depositarlas en sus hombros e investirlos con la responsabilidad de mantenerlas y de entregarlas intactas a sus hijos. Tenemos que darles las herramientas para desechar los partidismos idealistas como forma de gobierno, para transformar los regímenes en administraciones de los bienes nacionales, de nuestros bienes. No hacen falta ideales políticos para administrar los países, no hacen falta ideologías para mantener justicia; hacen falta practicas honestas, respetos a principios éticos, hacen falta mantener las morales consensuadas que todo conocemos y no tiene que estar envueltas en colores, no tiene que ser redefinidas en discursos, no tienen que hacer promesas, no hace falta que prometan darnos los que es nuestro, ni devolvernos lo que no tenemos que darles.

Tenemos que asegurarnos que nuestros hijos sabrán actuar con responsabilidad y exigir responsabilidades, cumplir con sus obligaciones y exigir sus derechos, respetar para ser respetados.

Hay que restaurar el daño y por lo que veo, no hay nadie que esté en esa línea. ¡VOX; AUN ESTAIS A TIEMPO!

Pregunto yo: ¿Qué tiene de malo, en lugar de ser Presidente, ser Administrador?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído