Análisis

Andrés Martín Gallego: «Versos para el Dr. Sánchez y sus enfermeros/as»

Andrés Martín Gallego: "Versos para el Dr. Sánchez y sus enfermeros/as"
Pedro Sánchez en la Eurocámara TW

Dr. Sánchez, hoy he dejado de escribir en prosa sobre sus avatares para enviarle unos versos variados con una métrica personal que quizás le suene asonante o disonante, pero siempre acompañado de su rima correspondiente con sentido crítico a su gestión desastrosa.

Todo esto lo hago porque se le acerca la meta de su mandato – si no tiene que abandonar antes la carrera- que inició de una manera poco ortodoxa, agarrado al coche escoba para llegar a donde se encuentra en estos momentos. Son mucho los frentes que le tiene prisionero después del descalabro en Andalucía , el famoso » proceso » catalán, las concesiones al PNV, las aberraciones expuestas en el Parlamento Europeo, los desvaríos de sus enfermeras con los PGE pidiendo auxilio a sus socios, et., con todo esto yo cReo que se encuentra sumergido hasta el cuello-como se sule decir- que puede terminar como el hundimiento delTitanic.

Terminada la prosa, empiezan los versos y sus estrofas:

Pareado
Si la avispa pica y rejón deja
nunca cura en quien más se queja
al padecer dolor de picadura
alivia mientras ese tiempo dura

Terceto
Quien se aferra al sillón
sabe bien lo que quiere,
mandatos a mogollón

Cuarteto
El que es mal gobernante
despilfarra lo acaudalado
sin importarle la gente
aunque le hayan votado

Cuarteta
El que visita al enfermo
y le administra sedantes
no vale sanar al muerto
si no lo ha curado antes

Redondilla
Salir sin abrir la puerta
es de necio o de tontos
es mejor por la ventana
como lo hicieron otros

Quinteto
La soledad es un mal que da tristeza
produce grandes dolores de cabeza
y se cruzan a veces las neuronas
por anterior odio de mal y vileza
sediento de ver venganzas socarronas

Voy a terminar con una parte del cuento del conejo y la liebre:

….en la ladera del monte conversaban una liebre y un conejo, cuando de pronto les llamó la atención el ladrido de unos perros, rápidamente el conejo le dijo a la liebre, que tenían que salir corriendo, pero la liebre muy conocedora de los ladridos de los animales le dijo al conejo, tranquilo porque esos ladridos no son de galgos sino de podencos, el conejo haciendo caso de la liebre esperó para ver si era cierto-no eran podencos sino galgos de caza- la liebre ganaba en ventaja por su velocidad, pero el conejo fue presa fácil por fiarse de su amiga la liebre.

A veces hay que tener cuidado con los consejos, por eso le digo Dr. Sánchez que no espere a ver al enemigo acercarse y salga corriendo antes de que sea presa fácil porque puede terminar como el pobre conejo.

Moraleja, si te pones a cubierto bajo el voladizo, que no te caiga la teja.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído