Análisis

Victor Entrialgo De Castro:» Es la educación, estúpidos, es la educación»

Victor Entrialgo De Castro:" Es la educación, estúpidos, es la educación"
Educacion, odio, adoctrinamiento, escuela y censura. PD

Una chica sobrepintada y extralimitada en la consideración de su apariencia levantó a la cajera empeñada en cambiar su té por otro que el supermercado no había tenido nunca, ignorando absolutamente la cola de la que era causante.

Tras más de 5 minutos recorriendo los pasillos varias veces atrás y adelante reclamó no sé qué comprobante, pidió altaneramente pagar con tarjeta y dió el tfno de su marido para que le mandasen el justicante de la operación de un euro. En ese momento no pude evitar preguntarle, perdone, este lío que está montando usted es por la bolsa de te de un euro. Tenga, ahi lo tiene. Se quedó infusionada. Desconsideración.

Hablar alto o a voces en los sitios públicos imponiendo sin importar el resto de público o clientes presentes. Desconsideración.

La utilización gratuita, innecesaria y a destiempo de palabras malsonantes en un sitio público sin reparar, no en ofender, sino en que puedan resultar desagradables para alguien. Simplemente eso, malsonantes. Desconsideración.

La desestructuración de la familia, resultado de los cambios bioclimatológicos (feminización de los mares) socioeconómicos y sólo en en su graduación ideológicos es responsable sin duda en buena parte de muchas faltas de educación y desconsideración.

Nuestras autonomías estan llenas de mesnadas de covachuelistas que entran al abrigo del poder y durante legislatura practican durante años el «asaltacolas» y otros muchos deportes de riesgo. A diferencia de otros lugares en el nuestro es dif’icil ver a los cargos públicos guardar la cola del pan, del cine o del telesquí.

La democracia es buena cuando limpia decenas de años de chiringuitos, privilegios, favores otorgados desde el poder. Todo eso debiera servir a cada nuevo dirigente a indagar y copiar un poco para nuestra vida pública en sociedad un poco eso que queremos ser, europeos, y distanciarnos de los comportamientos tan desgraciadamente habituales entre nosotros de tanta gente como hay todavía, sin desasnar.

El golpe de estado en Cataluña, la huelga de los taxistas, el abuso del Falcon, la maldición de Galapagar y la responsabilidad de los medios en esta locura colectiva interesada sobre la desgracia de un niño y su familia que han llevado a cabo repitiendo las mismas cosas ad nauseam, convirtiendo en angustia el vacío informativo.

La clave de bóveda de la democracia es la educación, estúpidos, es la educación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído