Análisis

Victor Entrialgo De Castro: «La Cabila»

Victor Entrialgo De Castro: "La Cabila"
Los taxistas cortan el tráfico en la carretera de acceso al aeropuerto de Madrid. EP

Suena a caravana de camellos recorriendo el desierto pero, contrariamente a lo que pudiera parecer, este fenómeno social de las Cabilas y Banderias no puede ser más español. Consiste en la adhesión de una masa a un jefe sin más y a su individualismo cuando se carece del propio, y ha sido frecuente en España donde no ha sido corriente ni bien visto pensar por uno mismo.

Estas uniones sin individuos, como Podemos o los separatistas catalanes convertidos en una sopa de letras, no son partidos sino «bandos» y son notoriamente frágiles porque se fraguan por intereses concretos, en situaciones sociales inestables y excepcionales. No hay discrepancia alguna, es un bloque monolítico y en el momento que existe una grieta, tiemblan los cimientos de Villatinaja y hasta la caseta de la guardia civil de Galapagar.

De la escasez de individualidades viene la de heterodoxos españoles, que rastreó D. Marcelino Menendez Pelayo, en parte quizás por nuestra emocionalidad que nos lleva a todas estas «manifestaciones Rio» de separatistas, taxistas, fascistas, comunistas, funcionarios o futbolistas en la plaza de de Oriente, en Vista Alegre o en el Metropolitano. O sea «el desfile de las colectividades sin individuos».

Por eso a diferencia del resto de europeos que se dedican a lo suyo, su bricolaje, su jardín o su castillo, aquí somos incapaces de organizarnos y por eso nos pasamos la vida ocupados en ese afán de organizar la sociedad precisamente para poder gozar de nuestra individualidad.

Estas cabilas y banderías de nuestro desierto, formadas por seres sin individualidad, bandoleros de nuestro sosiego, nos roban las normas tranquilas para meterlas en tinajas o llevárselas a Andorra como Pujol o Puigdemont, para llevar a cabo lo cual, buscan ser reyes de diferentes repúblicas, afirman no querer nada con nosotros pero al tiempo se pelean por ser protagonistas de nuestra cansina cotidianeidad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído