Análisis

Manuel del Rosal: «El último mantra salido de la meditación de Pedro Sánchez es: “sentido común”»

Manuel del Rosal: "El último mantra salido de la meditación de Pedro Sánchez es: “sentido común”"
Pedro Sánchez EFE

Oscar Wilde opinaba así del sentido común; «(..) Apelando a la prudencia según ese libro de la cobardía cuyo autor se llama sentido común»

«Creer en el sentido común es la primera falta de sentido común» Eugene O’Neill, premio Nobel de Literatura 1936 y Premio Pulitzer (1920, 1922, 1928 y 1957)

A Pedro Sánchez solo le falta embutirse en la túnica color azafrán de los lamas del Tíbet. Los crótalos y los molinillos ya se los ponen, con sus palmas y sus gritos, esa gente enfervorizada que, extasiada ante la contemplación del ungido, lo alaba como si de un líder espiritual se tratara. El último mantra recitado en las ruedas de oración y plegarias que diariamente practica Sánchez se llama: «sentido común».

Según Sánchez, en España solo posee sentido común él y en cuanto a los partidos políticos solo lo posee su partido, el PSOE. Los demás hombres y mujeres somos unos perdularios que vivimos gracias a que hay un Dios en los cielos que nos lo permite día a día, pero no porque actuemos con sentido común. Él sí, Pedro Sánchez tiene sentido común, por eso está por encima de nosotros los simples mortales. Él está ungido por los dioses, él es un ser superior y por eso tiene «sentido común» Cada dos por tres Pedro Sánchez da muestras de sentido común. Veamos algunos ejemplos: Sus nueve meses de entrega al independentismo, es el sentido común de Pedro Sánchez y su partido. Sus viajes en el Falcon para recorrer unos cuantos kilómetros, es su sentido común. Sus decretazos pasándose por el forro del epidídimo al Congreso y al Senado, es su sentido común. La deuda descomunal que ha generado en tan solo diez meses, es su sentido común. Los miles de inmigrantes que han entrado en España desde lo del Aquarius, es su sentido común. El gobernar con el apoyo de los herederos de ETA mientras se tapa la nariz, es su sentido común. El resultado de las elecciones en Andalucía consecuencia de su entrega a Torra, es su sentido común. La subida del salario mínimo que ha hecho repuntar el paro, es su sentido común. El mantener en su gobierno a ministras y ministros bajo sospecha, es su sentido común. Es ese sentido común que tan solo poseen los seres ungidos por los dioses, el que le ha convertido en el primer presidente – plagio de nuestra historia democrática. El utilizar la Moncloa para colocar a su mujer, es su sentido común. El permitir que la luz haya subido al menos dos veces durante su mandato, es su sentido común. Dar nueva vida a Franco y quererlo levantar de su tumba en un ejercicio de estupidez sectaria, es su sentido común. Así hasta el infinito. Lo último expresado para demostrarnos que solo él tiene sentido común, es no haber abierto su boca ante la manifestación independentista con la que el señor Torra y sus esbirros nos restregaron su desprecio a España y a los españoles en el mismísimo Madrid.

Esperemos que el día 28 de abril los españoles votemos, no con sentido común, menos aún con el sentido común del que alardea Sánchez, sino que votemos con raciocinio e inteligencia para evitar que el «sentido común» de Sánchez y del PSOE nos conduzca, como flautista de Hamelin, hasta el precipicio.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído