Análisis

Rafael López Charques: «Aguanta españolito»

Rafael López Charques: "Aguanta españolito"
Cataluña y el procès Agencias

Eso es lo que le recomendamos a nuestros compatriotas. Nos están dando palos por todos los lados, desde fuera y desde dentro, y aquí tenemos que no enterarnos para ser políticamente correctos, pues de lo contrario seremos diana de los salvadores de la patria, perdón por la última palabra, de los que nos llevarán al paraíso.

Un periodista de una televisión alemana, que vive exclusivamente de fondos públicos, fuerza a un ministro español a suspender una entrevista por las impertinencias y tonterías que le dice sobre el problema catalán. La pregunta es inmediata, ¿Qué sabe ese señor del mismo?, ¿lo que ha oído?, ¿lo que le han contado?, ¿lo que vivió yendo de turista? Muy posiblemente si el ministro hubiese sido de otro país, no se hubiese atrevido a llegar donde llegó.

Tenemos que cuarenta y un senadores franceses han publicado un manifiesto pontificando sobre la situación catalana. Dudando del conocimiento real que muchos de ellos tengan sobre la misma, creemos que sería más útil, sobre todo para sus compatriotas, que se ocupasen de sus problemas, por ejemplo las causas de que apareciesen los «chalecos amarillos».

Desde allende los mares, el presidente mexicano tiene la osadía de instar a nuestro Jefe del Estado, a que pida perdón a su pueblo por las atrocidades cometidas por nuestros compatriotas en la conquista de su país. Lo primero que se nos acurre es aconsejarle a dicho señor es que no haga el ridículo, aunque aquí lo hayan aplaudido los morados. Lo segundo que es que se ponga al día en historia, pues la ignorancia es atrevida. Lo tercero es que su pueblo le agradecerá mucho más que, en vez de decir tonterías cara a la galería internacional, se ocupe de su situación, en especial de los indígenas, como le acaba de reclamar una vez más la presidenta de una asociación de los mismos.

Como «todo se pega menos la hermosura», una comunidad islámica con sede en Sevilla, igualmente ha remitido una carta al Rey, pidiéndole lo mismo. Les damos igual consejo, repasen la historia y se enterarán de quienes fueron los invasores, desde luego no pacíficos y quienes los recuperadores de lo suyo.

El racista catalán ya ha advertido que si el presidente en funciones necesita los votos independentistas para repetir, tendrá que aceptar un diálogo «sobre todo», supervisado por un relator (entendemos que un comisario político de su agrado).

No es de extrañar cuando el jefe socialista catalán, que ya abogó por el indulto, salta ahora, por cierto en un periódico separatista vasco, cifrando el porcentaje de catalanes (el resto de españoles no contamos), que si quieren la independencia de Cataluña, en diez o quince años habría que modificar la Constitución para que sea posible.

El Tribunal de Cuentas parece que ha constatado el despilfarro de más de cuarenta y tres millones de todos los españoles por los separatistas catalanes. Días antes en el despacho de un ex alto cargo de los anteriores se encontraron unos documentos denominados «Escenario de Guerra» y «Escenario de Guerrilla»; suponemos son la recopilación de meros ejercicios mentales para desconectar temporalmente cuando el trabajo le agobiaba en la oficina, pero que pagamos los españoles.

Mientras los llamados «viernes sociales» siguen costando un pastón, al tiempo que aparecen nuevos casos de verdaderos latrocinios al amparo muchos cursos de formación, y se retrasa la entrega de las ayudas a los científicos que trabajan tanto dentro como fuera de nuestro país. ¡Ejemplar! ¡Así progresaremos!

Ante estos hechos, y más que podríamos citar, nos toca aguantar y tragar las promesas de los políticos, que deben creernos tontos. Palos por todos los lados, nuestros gobernantes tranquilos. ¿El pueblo?, ¿a quién le importa verdaderamente?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído