Cartas al Director

Pedro Rizo: «Al Señor Juez del Distrito»

Pedro Rizo: "Al Señor Juez del Distrito"
Bebé Pixabay

Señor Juez:

A nadie se culpe de mi muerte. Me quito la vida porque con lo que me quede de ella perderé la razón.

A continuación le explico hasta qué punto he llegado por mi debilidad e imprevisión.

Me casé con una viuda bellísima que tenía una hija casadera, también muy agraciada. Tanto así que mi padre, que por desgracia era viudo, se enamoró como un cordero de mi hijastra y se casó con ella. Por lo que él, mi padre, se convirtió en mi yerno, y mi hijastra fue también mi madrastra, por ser la esposa de mi padre.

En poco tiempo mi mujer dio a luz un niño, que fue cuñado de mi padre pues que era hermano de su mujer, a la vez que su nieto por ser hijo mío.

La esposa de mi padre, es decir, mi hijastra, tuvo asimismo un hijo. Dicho bebé, por tanto, era mi hermano por ser hijo de mi padre; e igualmente mi nieto, porque había nacido de mi hijastra. Por tanto, mi mujer también era mi abuela por ser la madre de la madre del hijo, yo mismo, de mi padre.

Esto explica mi aturdimiento al descubrir que yo, el marido de mi esposa, resulté ser a la vez su nieto.

Y como el marido de la abuela de alguien es el abuelo de tal persona, resulta que yo soy mi abuelo.

Puesto que ya no sé quien es el que veo ante el espejo, he decidido suicidarme.

En Madrid a 30 de marzo de 2019

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído