Análisis

Antonio Sánchez-Cervera: «Protejamos nuestro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama»

Antonio Sánchez-Cervera: "Protejamos nuestro Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama"
Hora del Planeta

El sábado 30 de marzo de 2019 se celebró La Hora del Planeta. Una acción que durante 1 hora apagó luces en todo el mundo, poniendo así de relieve el impacto que el ser humano está dejando en nuestra tierra.

El medioambiente está mucho más interrelacionado de lo que pensamos con el mundo del ocio y la cultura y por ello las imágenes tan impactantes de los mares plastificados que vemos casi a diario, están llevando a la comunidad a la reducción del consumo de plástico hasta la concienciación con el medioambiente.

En estos momentos, España tiene que invertir 10.000 millones para depurar las aguas residuales, mejorar necesariamente la recogida selectiva de residuos municipales para pasar del actual 34% de reciclado al 50% en 2020, y tiene que aumentar los impuestos ambientales -los quintos más bajos de la UE-, reduciendo a la par la carga fiscal sobre el trabajo, según el último diagnóstico de la Comisión Europea.

Ante este panorama, se abre la interrogante en muchos municipios de nuestro país de la necesidad, o no, de plantear la ubicación de polígonos industriales que la demanda no justifica ni existe la necesidad de satisfacer a la población, sobre todo, cuando en localidades o poblaciones adyacentes a donde se quiere instalar el polígono de que se trate existe abundancia de zonas industriales, con numerosas naves vacías y por explotar, o terrenos ya calificados de industriales, y que sin duda pueden aprovecharse por las mismas empresas que potencialmente quisieran instalarse en cualquiera de esos polígonos sin explotar.

Ahora, en un pueblo rural, Los Molinos, de larga historia ganadera, en pleno entorno del Parque Nacional de las Cumbres del Guadarrama, se plantea hacer un polígono industrial, totalmente innecesario y muy perjudicial para el entorno y para sus habitantes y no solo porque daña la imagen pública, la belleza paisajística y la tranquilidad acústica que distingue y caracteriza a ese pueblo frente a otros cercanos, sino porque en pueblos colindantes (Villalba y Guadarrama), hay zonas industriales sin explotar y terrenos ya calificados de industriales, a escasa distancia de Los Molinos y que sin duda pueden y deben aprovecharse en beneficio de todos y no en perjuicio de nadie. Ninguna necesidad hay de más polígonos en esta zona de Madrid.

Además, para acometer su ejecución será preciso talar encinas de monte bajo con jaras, chaparros y robles, el impacto sobre la flora y la fauna es indudable, por lo que se causará un daño irreparable al municipio.

Todo ello precisamente cuando deberíamos avanzar en sentido contrario, potenciando la imagen pública de aquellos municipios privilegiados por su naturaleza y belleza rural, aprovechando además la declaración de Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama y la zona periférica de protección.

Que no ocurra lo que sucedió con la instalación innecesaria de tantos y tantos aeropuertos inservibles y sin uso alguno. Nunca debe prevalecer una redundante industrialización, indebida, prescindible e inútil, frente al protección del medio ambiente y el bien colectivo de las familias.

Antonio Sánchez-Cervera
Técnico Superior en Higiene Industrial

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído