Análisis

Pedro Rizo: «Francia herida en su más sagrada identidad»

Pedro Rizo: "Francia herida en su más sagrada identidad"
Incendio de la catedral de Notre Dame de París.

Una guerra sorda, pero muy a la vista, contra la fe católica y sus iglesias parece probarse por los datos que se aportan tras del incendio de ayer en Notre Dame, la catedral de París. Son ya doce los templos católicos que han sufrido destrucción en nuestra vecina Francia. Para el más cándido parece evidente que estos estragos se incluyen en un plan de ataque a la población entera de Francia… y de Europa.

Fíjense qué cosas… Notre Dame fue violada durante la Revolución francesa, pero con mucho menos perjuicio que ayer. Así como la iglesia de San Sulpicio y la más histórica de Saint Denís. Esta última, recordémoslo en prueba de nuestro pesar, salvada del expolio protestante por el español Duque de Alba.

Honradamente, señores, que en unas semanas se haya llegado, como se informa por Internet, a doce templos destruidos es demasiado para esconderlo en obras de restauración o fortuitos descuidos. Esperemos que Francia afronte la situación en la medida adecuada… y sin barrer hacia sus vecinos.

Vecinos a los que la gravedad de las noticias obliga a reforzar leyes y cuerpos de Seguridad. Que en España hay muchos enemigos de la religión cristiana y, por si fuera pequeño el número de islámicos, también -¡en nuestro Congreso de Diputados!- volvemos a contar con los sucesores de quienes hace casi un siglo fusilaban al monumento del Sagrado Corazón de Jesús. No es pequeña heredera la muchacha que ya en nuestros días, irrumpiendo semidesnuda en una capilla, amenazó arderían -¡qué afición!- «como en el 36».

En este momento oigo la noticia de que la cuantía supuesta para restaurar Notre Dame ya ha sido cubierta por los donantes. Vive la France!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído