Análisis

Victor Entrialgo De Castro: «Procesiones y elecciones para un deshaucio»

Victor Entrialgo De Castro: "Procesiones y elecciones para un deshaucio"
Pablo Iglesias y Pedro Sanchez. EP

Después de que el país termine de echar al Judas que lleva dentro, el de mayor aversión popular después de Tadeo, el que ha okupado la Moncloa con 84 cofrades y gastado ya todas las monedas de plata.

Despues que salga la Sentencia del Procés por los gravísimos delitos cometidos contra el Estado, contra todos, la cuestión será comprobar si los indepes persisten en su rebeldía o si empezamos ya de una vez por todas a cerrar heridas, a dejar de perder el tiempo, a vivir con acuerdos, a reconstruir esa vida en común educada y proyectada que nos hará a los españoles más fuertes, más anchos, más tranquilos, inteligibles, más ricos en nuestra diversidad. Siempre, por supuesto que la gente de Pau, cese en el odio y en la violencia.

Para eso se precisan capataces de verdad, con prestigio bien ganado y autoridad, costaleros que sostengan una Europa mal igualada, y la lleven sin cambiar el paso en la procesión de un mundo que se desplaza hacia Oriente, de acuerdo en acuerdo, de Bruselas a Estrasburgo, del Parlamento a la Comisión, consiguiendo metas y apagando fuegos, hacia un futuro seguramente insatisfactorio, pero mejor. Cuanto más tardemos, menos voz.

¡Cómo íbamos a pensar que poco despues de llegar al poder gracias a los pobres deshauciados, los que iban a ponerse al frente de STOP deshaucios iban a ser Pablo Iglesias, de Villa Tinaja, Pedro Sanchez, del Palacio de la Moncloa y Ada Colau, del Ayuntamiento de Barcelona! No es que el país sea tonto, es que el sistema tiene muchas cosas que corregir para ser verdaderamente representativo.

Siempre se ha dicho que los trámites para un deshaucio eran largos y costosos, pero no hay precedente de tener que obligar a un okupa a que convoque elecciones para llevar a cabo un deshaucio. Y aún resulta más triste constatar que millones de sus gobernados elegirían el deshaucio expréss y llegado el lanzamiento, incluso «Cabo Cañaveral».

Según el Tribunal Constitucional la ley que establece medidas rápidas para recuperar una vivienda ocupada ilegalmente «no vulnera el derecho a la inviolabilidad del domicilio ni a una vivienda digna». Sin que para permanecer en la «situación ilícita» pueda esgrimirse como el okupa de Moncloa, un acuerdo con quienes han declarado una República independiente.

Por otro lado Pedro y Wilma tienen alternativa habitacional y seguro que ya le tienen buscado una bonita el entorno fáctico que les llevó a La Moncloa, cerca de la de Pablo e Irene Mármol, en Piedradura.

Sobre eso no hay discusión. Para habitar lícitamente una vivienda es necesario disfrutar de algún derecho que habilite al sujeto para la realización de tal uso. Y si Pablo e Irene se hicieron políticos para conseguir una casa, y allá sus votantes con la moralidad de tal conducta, Pedro Sanchez no tiene ese derecho.

No lo tuvo pactando para llegar al poder, pues lo llevó a cabo a través de un moción de censura que fue en sí misma un acto ilícito, pactar con quienes habían proclamado una República independiente dentro del Estado, y no lo tendrá si pretende repetirlo. Como costaleros en la procesión se trata de resistir, hacer los votos y, con la creencia o sin ella, si somos capaces, mejorar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído