Análisis

Jesús Millán Muñoz: “La estupidez colectiva”

Jesús Millán Muñoz: “La estupidez colectiva”
Platon

El señor Daniel Innerarity ha publicado en el País, el día 26 de marzo del 2019 un artículo que ha titulado La estupidez colectiva. Quisiera con todo el respeto del mundo y con toda la estima, plantear a raíz de dicho artículo algunas cuestiones:

– ¿Puede la sociedad ser más inteligente o diríamos más racional que el individuo o que el conjunto de los individuos? ¿Puede cuándo existen tantos colectivos, medios, agentes que constantemente están invitando al individuo que siga su supuestos deseos y pasiones, su supuesta autonomía personal, sin límites en muchos casos, con una presión enorme de la publicidad, en definitiva, que alimenta el deseo que la mayoría no puede consumir, y otros factores…?

¿O nos estamos planteando seria y profundamente, cómo organizar y gestionar una sociedad, o dicho de otro modo, recordando largamente a Platón, que parte en la cuestión pública de la gestión se le deja al individuo persona, a los colectivos o grupos, a los estratos sociales y a las elites que dirigen hasta ahora el mundo?

¿Los desastres sociopolíticos, que tienen casi siempre raíces culturales, morales, incluso espirituales, aunque no quieran que lo expresemos de este modo, es solo debido a conceptos e ideas erróneas, o parcialmente erróneas, o a prácticas y concepciones sobre la libertad inadecuadas, o debido a voluntades erradas? ¿O una combinación de factores y de variables de todo tipo…?

– ¿La realidad social, hasta el momento, no podemos encontrar un factor o tres variables, como en las fórmulas fisicomatemáticas, o cinco que expliquen un fenómeno, sea la gravedad, sea la relatividad general, sino la realidad humana, formada por una combinación de naturaleza, seres humanos, concepciones culturales, está y están conformadas cada cuestión o tema por docenas de variables y de multitud de interrelaciones entre ellas?

¿En definitiva nos falta teorización correcta, nos falta saber ortodoxo sobre estos temas, al final, la matemáticas, al menos lleva veinticinco siglos, y las ciencias sociales, esa veintena de saberes que entran en las ciencias sociales, unos dos siglos como máximo, la economía, desde el mismo año de la independencia americana? ¿Aunque si ciertamente, las reflexiones humanísticas, filosóficas, teológicas sobre esos temas, deberán estar con nosotros desde la noche de los tiempos…?

¿Por lo cual, creo que si solo nos fijamos en un factor, o solo en dos o en tres, nunca entenderemos de forma correcta, la realidad humana y la realidad social, y desde luego todos los parámetros, es decir, tendremos siempre unas gafas equivocadas, funcione la sociedad o no funcione correctamente…?

Acepto por tanto la tesis del autor de dicho artículo, que los errores, no son gestionados o manipulados a voluntad de alguien, de un colectivo o individuo, o yo añadiría, una teoría enorme de la conspiración, que es diríamos la gran explicación del momento en casi todo. Sino que tenemos, déficit de saber o déficit de conocimiento. Y por consecuencia de práctica y actuación correcta, a nivel individual, colectivo, social…

– ¿Estimo que uno de los errores más graves, que se producen en el mundo, en Europa, en el mundo hispánico y en la Piel de Toro, siempre ha sido, de muchas modos y formas diferentes, que no se ha respetado en la práctica la libertad de pensamiento y de expresión?

¿Si legalmente, pero no en la práctica, la persona que no ha pensado igual, se le han ido cerrando puertas, y son las personas que piensan de otro modo, que racional y modestamente, presentan sus ideas ante la opinión pública, las que durante milenios, nos han ido abriendo nuevos caminos?

¿Ciertamente esta razón no gustará, no será del agrado de casi todos, pero creo que esta es una razón esencial, que se ha materializado en muchas maneras y formas y modos…?

¿Hay que dejar a las personas, que ante realidades o acontecimientos o hechos o conceptos o explicaciones, perciben la realidad de otro modo, hay que buscar a esas personas, porque ellas nos pueden abrir nuevos horizontes, no digo que haya que seguir sus mandatos o concepciones, pero si escucharlas, no cerrarles puertas y ventanas…? ¿Porque son ellas, las que pueden permitirnos en un punto determinado, aceptar otras concepciones, o acaso el mundo tecnológico, no está siempre, refrendando, aprobando nuevas tecnologías, que son nuevos puntos de vista…?

– ¿Ya desde Herodoto, Sócrates, Platón, Aristóteles, al menos en el mundo occidental, sin entrar que antes de estos autores, ya se montaron durante al menos dos milenios, imperios enteros en el Medio Oriente, lo cual, llevarían implícitos un sistema sociopolítico y jurídico a y en todos los ámbitos, pero desde estos autores se intenta encontrar la forma equilibrada y racional y justa de gestionar y ser gestionados los seres humanos en la rex pública?

¿En todos estos siglos y milenios, han venido, autor tras autor, aportando nuevos datos y conceptos y observaciones…? ¿Pero ahora nos encontramos, con una situación, enormemente compleja y diferente, es decir, existen siete mil millones de seres humanos, existe una tecnología y ciencia que puede autoextinguirnos, existen una veintena de grandes ideologías-sociedades-culturas-religiones-filosofías que no se entienden totalmente entre sí, y existen casi doscientos Estados, y existen…?

¿En definitiva, la cuestión está como equilibrar y armonizar, a cientos de millones de seres humanos, de colectivos, grupos, etc., que su dimensión irracional-pasional-libidinal se armonice con su dimensión racional-intelectual-voluntad-libertad en equidad-justicia-verdad-veracidad-bondad y eficiencia-utilidad?

¿En definitiva, todo sistema social, sea equis o zeta, parece que durante un tiempo, funciona de forma equilibrada, y tarda diez o cincuenta años, al final, se nota que se están produciendo fisuras, que nadie, teóricamente y en la práctica sabe como curar o pergeñar? ¿Y este es el drama, a lo máximo se cae en todos los pragmatismos y utilitarismos posibles, en todos los consensos posibles, para que la situación no termine en aguas de borrajas, o dicho de otro modo, en conflictos sociales, de mayor o menor grado…? ¿Hay que recordar el siglo veinte, sin olvidar siglos anteriores…?

¿Dicho de otro modo, estamos siempre, cada siglo tras siglo, ante el problema de los sueños del faraón, es decir, de las siete vacas gordas y las siete vacas flacas? ¿Pero tenemos un José que sea capaz de interpretarlos, tenemos un saber ortodoxo, que explique la realidad social, y se adelante en la explicación? ¿Tenemos la voluntad, de aceptar, aprender a aceptar, no cerrarle puertas, ni tampoco la publicación de artículos en los medios de comunicación, a personas, que quizás piensen de otro modo, sean de formas erróneas o no, siempre que respeten la legalidad vigente, siempre dentro del ámbito social de la moralidad aceptada…?

¿Sabemos y sentimos, que están delante de nosotros las siete vacas flacas, pero quién interpreta el sueño o es más queremos que alguien no los interprete?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído