Análisis

Victor Entrialgo De Castro: «Judas»

Victor Entrialgo De Castro: "Judas"
Beso de Judas

Durante horas ninguno de sus compañeros supo de su paradero. Creo que fue Mateo el que me dijo que había ido a ultimar con Caifás el nuevo acuerdo de investidura para entregar al Soberano a los separatistas con un beso en el Presupuesto a cambio de prolongar el calvario del pueblo.

Luego, mientras el personal escuchaba el evangelio, veía en la tele películas de Jesús de Nazaret o se escapaba a mojarse en la playa, él ponía por escrito todas las cosas personales insustanciales como hace todos los dias en su ridículo «pío-pío». Y se quedó tan ancho.

Ahora acudirá a las televisiones durante las últimas cenas con su sonrisa de falso arrepentido, mientras lleva en la faltriquera unos cuantos BOES enrollados como el edicto del pretor y unas pocas monedas de plata sobrantes de la moción de censura para sembrar votos con Decretazos, mientras acude a los platós con su amanerado caminar para tratar de redimirse en vano después de haber negado tres veces al Soberano.

Así que, después de revolver Roma con Santiago para seguir presumiendo de pretor, este impostor acabará atrincherándose en los búnkeres de la televisión dos días seguidos, no para hablar a los españoles de sus edictos y sus proyectos sino para excluir con la Junta Electoral a los que debieran tener voz y permitir que los golpistas hagan ruedas de prensa desde la cárcel, esperando que el resto se peguen entre sí. Esto es lo que entiende este mercachifle del poder por interés general. Traicionó a su partido y luego al pueblo entero. La realidad y la impostura de todo cuanto hace supera la mentira de cualquier fake que pueda imaginarse.

Por qué actúa así este Mesías de la Nada, aparte de por el afán de poder y vanidad y los soplos que le va dando el brujo de sus maniobras, lo sabremos cuando conozcamos los intereses económicos que le han financiado, los que han estado detrás, que son los mismos que piensan estar luego delante, porque en política nada es gratuíto y poco es inocente.

No es hombre de remordimientos así que nadie teme por este Iscariote pero al margen de los cambalaches y defectos del procedimiento electoral que permiten gobernar con el apoyo de separatistas y terroristas, los españoles incuestionablemente quieren que nos deje la unidad y el alma de España en paz.

Su discurso político es más demagógico, previsible, impostado y sin sustancia que la rueda de prensa de un entrenador de fútbol que acaba de perder. Pero, sin duda, mucho más peligroso. Jesus dijo «amar tambien a Judas como a vosotros mismos». Otra cosa es que ignoréis lo que hace y facilitéis su gobierno para que nos vuelva a hacer la Pascua.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído