Análisis

Manuel del Rosal: «Debates: “Tó pa ná”. Como dicen en mi tierra»

Manuel del Rosal: "Debates: “Tó pa ná”. Como dicen en mi tierra"
Líderes de los cuatro partidos en el Debate a cuatro TVE

«El debate pone de manifiesto el error o los errores, pero no soluciona el problema, ya que, los que debaten, ni siquiera conocen el problema»

Los debates han sido un «tó pa ná». Nada se ha sacado en claro. Tó la parafernalia y tó la propaganda queriendo hacer ver que los debates aclararían al ciudadano, no han servido pa ná, salvo para hacernos ver que los cuatro personajes que compitieron no ofrecen a los ciudadanos nada salvo vacuidad y mediocridad.

Mientras cuatro mediocres ¿debatían? en Atresmedia y a la misma hora, un señor defenestrado por todos reunía en la plaza de toros de Las Rozas a 6.000 personas enarbolando la bandera española. You Tube dice que fueron diez mil personas las que siguieron ese acto de Santiago Abascal a través de su señal.

Si hay alguien que ha ganado el debate, este ha sido Vox. Y lo ha ganado por ausencia. No sé si la historia de las competiciones, de cualquier competición – el debate es una competición – registra un ganador por ausencia. En estos dos debates ha habido un ganador claro por ausencia: Vox. Posiblemente si Vox hubiera participado, hubiera caído en los mismos lugares comunes, frases vacías, promesas imposibles, mentiras evidentes, cobardías latentes, manipulaciones y el desconocimiento en todos los participantes de los verdaderos problemas que afectan a España y a los españoles. Pero Vox no ha participado, y nunca sabremos que nos pudo ofrecer. Lo que sí sabemos es que cuatro personas mediocres demostraron para quien quisiera verlo desapasionadamente que, no conocen los verdaderos problemas de España, y si los conocen, son incapaces de solucionarlos. Los dos debates han sido fiel reflejo de los cuatro políticos que se disputan el gobierno de España: Mediocridad. Mediocridad y uno de ellos, Pedro Sánchez – no podía ser otro – cerró el primer debate con una astracanada de manual: una vez terminado el debate, enviar a su banderillero a rematar la faena. ¡Lo nunca visto! Como siempre, el espada (Pedro Sánchez) se esconde tras el burladero mientras encarga a su banderillero (Ábalos) que remate la faena de aliño que acababa de hacer en el debate.

Dicen que los debates decidirán el voto indeciso. Yo, creo que no, que lo que han aclarado es a quien no se debe votar. Yo ya se a quien no voy a votar. No voy a votar a Pedro, ni a los Pablos, ni a Albert porque no voto la mediocridad y vacuidad de todos ellos ni el histriónico papel de niño bueno de uno de ellos, ni los visos claros de psicopatía y sociopatía de otro de ellos

¡Que pena de España! Tan lejos de Dios y tan cerca de los políticos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído