Análisis

Victor Entrialgo De Castro: «Tocará reagruparse»

Victor Entrialgo De Castro: "Tocará reagruparse"
Mapa de España RS

En esta España que necesita dividir para vencer, el domingo los vencedores convocarán a todos para volver a empezar. Pero lo que esta vieja Nación necesita no es a todos. Es a todos y cada uno.

Como quiera que políticamente vamos quince años por detrás del núcleo europeo, llegamos quince años por detrás a la gran coalición alemana, al reagrupamiento francés, ahora «En Marcha» de Macron, para la cantidad de difíciles tareas que se nos presentan dentro del Estado y fuera del Estado, o sea, en la Sociedad. Sofocar un golpe de estado, reformar la Ley electoral para que nadie pueda chantagear al Estado y tener en vilo a la Sociedad, mejorar los mecanismos de representación para que tampoco los partidos puedan secuestrar a la Nación, adelgazar las Autonomías y cargos públicos, ocuparse de nuestro déficit, de las pensiones, mejorar la Educación de toda la Nación y en todos los ámbitos.

Impulsadas por el instrumento y el apoyo del Estado el gran cambio, la Nueva Transición, no se hará, como siempre, sin la sociedad. La dirigencia es muy joven y eso tiene a su favor el ímpetu y la fuerza y en su contra la falta de experiencia. Como tenemos de sobra comprobado, más aún, recientemente la talla de un dirigente se mide por la gente de la que se rodea.

España como en la antigüedad pierde sus energías batallando consigo misma. Los vándalos con los suevos y los suevos con los alanos. Y al final incluso dentro de la propia tribu, del propio partido. Así que cuando llegan los invasores encuentran las fuerzas exhaustas de las peleas infantiles con los hermanos de sangre, hermanos de la infancia, hermanos de la calle. Esa es la historia y a nosotros corresponde querer admitir o no que ésa sea la maldición de España.

Conseguir el poder exige una batalla demócratica y ese adjetivo es lo que hemos ganado, pero al Estado le salen a veces enemigos dentro, o más bien, forúnculos por donde los sentimientos se exacerban que es preciso controlar para que luego supuren, una vez controlados los «malmetedores», porque el mundo tiene muchas tareas grandes como para malgastar una vida en tareas pequeñas.

Entre ellas conseguir, en cuanto lo permita esa recesión económica que está a las puertas y de la que ningún partido ha hablado, traer de nuevo a un buen número de españoles por el mundo que a buen seguro contribuirán con ideas y mente abierta a poner en su justo término las rencillas de vecindario, valorar lo que tenemos y poner más lejos el horizonte.

Despues de un ataque de los enemigos de España, que vilmente se han servido de exacerbar sentimientos tocará, como en las películas, reagruparse.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído