Análisis

Victor Entrialgo De Castro:»El caballo de Tezanos»

Victor Entrialgo De Castro:"El caballo de Tezanos"
José Félix Tezanos

No digo aún que lo hayan hackeados los rusos, Trump o sabe Dios quien, pero a mi siguen sin salirme los números. Un presidente que mintió a la Nación en sus narices el primer dia afirmando que presentaba la moción de censura para convocar inmediatamente elecciones y sólo lo hizo cuando no pudo aprobar sus Presupuestos, es probable que tenga que ganar por narices.

Un presidente que viene de ganar su partido con urnas detrás de un telón, que se unió a los enemigos de la patria que llevan 40 años chuleándola y construyendo en el Parlamento un caballo de Troya con el que partir y dividir la tierra de los padres aunque deje de ser la de los hijos para lograr la Presidencia.

En la Ilíada, que es un libro muy útil para ser escuchado mientras se tiene algún dolor, eso se llamaría «El caballo de Tezanos».

Pues siete millones de españoles venían al parecer ocultos ya en él y todo esto lo dan por bueno. ¿En qué país vivimos? Una España sin casi españoles, de esos que todo eso les importa un higo si les dan diez euros más por un decreto a última hora y hácense llamar apátridas u hombres de mundo, en algunos casos, sin haber salido de casa. Que creen que esto se arregla con otra República, porque recientemente ya se declaró una en Cataluña sin que parezca preocuparles y piensan que el mundo se cambia en asambleas medievales, a mano alzada, con la sola voluntad desde el sillón del fútbol, sin organizarse unos estados con otros.

Pero ese caballo de Tezanos lo va a llevar de la mano un oportunista que va de azar en azar, y al que le sirve todo lo que encuentra en el camino, sin demasiada reflexión. Con tal de presumir le vale lo que le diga su Redondo, su Arriola, su Sancho Panza, que le dirá que si no es tonto, que se apee y desunza, dé media vuelta y lleve el caballo de las riendas por otro camino.

Pues habrá visto que puede hacerse con toda la izquierda y hacer desaparecer del todo al coletas, que habiendo destrozado a su partido quiere ser ministro de Hacienda, ignorando que los oficios y grandes cargos no son otra cosa sino un golfo profundo de confusiones.

El caballo de Tezanos venía así de fábrica, nos lo dijeron ellos mismos cuando no había el más mínimo augurio para pensarlo así. Tanto que la gente se reía. Cómo es entonces que en este poco tiempo, con debates fallidos y todo adversidades pudo llenarlo con siete millones.

¿No será que ya venía lleno?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído