ANALISIS

Una concejal socialista propone la castración de recién nacidos ante alumnos adolescentes

Pronunció un aberrante mitin político durante una clase de Lengua española

Una concejal socialista propone la castración de recién nacidos ante alumnos adolescentes
Aurelia Vera (PSOE) EP

El fanatismo del feminismo izquierdista está llegando a extremos que ya resultan intolerables en una democracia.

Es el caso de una profesora española de Puerto del Rosario, llamada Aurelia Vera, y sobre eso reflexiona en voz alta este 7 de junio de 2019 @ElentirVigo en ContandoEstrelas (Aurelia Vera, concejal del PSOE: «A los niños hay que castrarlos al nacer»)

Alegan que era un debate literario: las grabaciones indican otra cosa

En unas grabaciones publicadas por el diputado del partido liberal-conservador Vox, Francisco Serrano Castro, se pueden escuchar las barbaridades pronunciadas ante alumnos menores de edad por Aurelia Vera, una profesora y concejal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Las grabaciones se hicieron durante la clase de Lengua española en el Instituto de Enseñanza Secundaria San Diego de Alcalá, en Puerto del Rosario, en la isla canaria de Fuerteventura, durante el mes de mayo.

El Diario de Fuerteventura asegura que esas declaraciones están sacadas de contexto y que fueron hechas durante un debate sobre una obra literaria, concretamente sobre una tesis que está escribiendo la propia profesora.

Sin embargo, las reacciones de los alumnos, así como la actitud vehemente y las expresiones soeces de la profesora indican que estaba expresando sus propias opiniones. Tras publicarse la citada noticia de Diario de Fuerteventura, Francisco Serrano ha publicado dos vídeos de Youtube en los que se escuchan las grabaciones completas, junto a una transcripción de las mismas.

Ésta es la primera parte:

El mitin político de la profesora a favor del chavismo y contra EEUU

En el primer vídeo se escucha a la profesora defendiendo al régimen de Hugo Chávez y culpando a Estados Unidos de la situación actual en Venezuela y en Cuba. La profesora, además, asegura:

«Eso no lo hace sólo con Venezuela, lo hace con todos los países de Europa también. ¡Con todos los países de Europa!»

La profesora no explica por qué entonces los países europeos, que no están sometidos a dictaduras comunistas, son mucho más prósperos que Cuba y Venezuela.

La profesora socialista propone una «castración selectiva» de hombres

En pleno mitin de la profesora, un alumno le pregunta «qué sistema cree que se necesita», y ella responde: «Hay que inventarlo. Yo sí tengo uno», y añade: «La matria». Así pues, la grabación desmiente claramente la teoría de que se trataba de un debate literario.

Todo empezó como una arenga política de la profesora a favor del chavismo venezolano, que derivó hacia el tema del feminismo. Y derivó, además, de una forma muy radical. Tras señalar que el problema de ese sistema sería «la implantación», la profesora apunta: «Yo tengo una idea», y acto seguido afirma: «Castración selectiva».

La grabación prueba que no era un debate literario: era un mitin político

Ante el estupor de los alumnos (una alumna incluso le reprocha a la profesora la violencia de su propuesta), Vera pregunta:

«¿Salvar el planeta justificaría castrar al 25% de la población?» Ante le negativa de un alumno, la profesora afirma:

«Pero si a vosotros os cortan el pito y no os pasa ná».

A continuación, la profesora propone «hacer que los hombres dejen de gobernar, para que nos den el poder a nosotras. ¿Voluntariamente lo van a hacer? No. Hay que echar mano de la castración selectiva».

Una alumna le dice entonce que «se van a oponer», y Vera afirma que «será nada más nacer». Ante el escándalo que esto provoca entre los alumnos, la profesora afirma: «a alguien le dije el otro día que estaba escribiendo un libro, se llama «Matria».

Y ahí digo estas cosas, cómo implantarlo». Una nueva prueba de que no se trataba de un debate literario: la profesora estaba haciendo un mitin político.

La profesora comparó su idea de «matria» con las dictaduras comunistas

Ante las objeciones de una alumna, la profesora afirma: «Si tú les cortas los huevos a los niños nada más nacer, no sólo no van a poder tener hijos, sino que no van a desarrollar una serie de hormonas, que no le van a dar fuerza física. Porque la fuerza física está en las gónadas de los huevos».

Aurelia Vera llega a decir que su sistema «funcionaría de puta madre. El principal problema es cómo implantarlo», y acto seguido habla así de lo ocurrido con las dictaduras comunistas: «el principal problema que tuvieron los partidos comunistas, es cómo implantarlo.

Y como no pudieron implantarlo, se convirtieron en dictaduras, ¿vale? Si todo el mundo hubiera estado de acuerdo con los partidos comunistas, no hubiera habido dictaduras. Pero el problema es que todo el mundo no quería». Es decir, que para esta mujer «el problema» es que haya gente que discrepa del comunismo, y no que los comunistas impongan sus ideas al resto.

«Cuando esté mi sociedad implantada, aquellos hombres que no tengan huevos estarán felices porque no los han conocido»

Ante el rechazo de un chico a sus planteamientos, la profesora se burla del alumno y dice que «para los hombres su identidad es la polla».

Y añade: «A mí me cortan la polla y es preferible que me corten el cuello, dicen muchos hombres».

Un absurdo algumento con el que también se podría proponer la ablación del clítoris… En ese momento un alumno grita:

«Es mentira». Y una chica comenta: «lo de cortales los huevos acabará en violencia».

Y la profesora alega: «Les digo que lo vamos a hacer aprovechando los medios técnicos».

Ante el rechazo de los alumnos, incluso de las chicas, Aurelia Vera exclama: «¡Pero chicas, si a nosotras nos mandan hacer un agujero en una parte del cuerpo!», comparando la mutilación genital con hacerse los agujeros en las orejas para los pendientes.

La profesora intenta convencer a los alumnos de esta forma: «Cuando esté mi sociedad implantada, aquellos hombres que no tengan huevos estarán felices porque no los han conocido. No tendrán siquiera deseos sexuales. No los conoce, por lo tanto no los echan de menos. Vamos a aplicar una de las ciencias para saber a quién no le vamos a cortar los huevos. Vamos a aplicar la eugenesis». ¿Se fa cuenta la profesora de que esa eugenesia que ella llama «ciencia» la propuso el Tercer Reich?

«Un desastre que elimine a los tíos. Y que queden poquitos, los mínimos. Y allí empezará mi matria»

La profesora afirma a continuación que a las mujeres las han castrado «durante millones de siglos, sobre todo aquí en la mente», y afirma que «los orgasmos femeninos aparecieron a partir de la década de los 60, y hasta eso nosotras no hemos podido tener orgasmos».

¿De dónde habrá sacado esta mujer semejantes estupideces? Por fin un alumno le reprocha: «pero entonces ¿qué es lo que tú quieres, una venganza o la libertad?» En el segundo vídeo la profesora lanza un nuevo mensaje de odio a los hombres, afirmando: «Lo primero que tiene que hacer el feminismo es no dejar meter las garras de los hombres en él». Acto seguido, la profesora lanza varios insultos contra los que afirman que hombres y mujeres no son iguales. Finalmente, la profesora propone «que los hombres de doren en su propia salsa. Un desastre. Un desastre que elimine a los tíos. Y que queden poquitos, los mínimos. Y allí empezará mi matria».

La profesora también arremetió contra las personas que profesan una religión

En la segunda parte del segundo vídeo se escucha un nuevo mitin de Aurelia Vera en la clase de Lengua española. La profesora socialista afirma: «no se puede ser ni siquiera democrático y religioso.

Y hay que vigilar de cerca a lo religioso, porque si pudieran se cargarían la democracia». Y esto lo dice la que propone la castración forzosa de varones… La profesora añade: «no dejemos gobernar a todo aquello que les huela a religión». ¿Propone, acaso, que a todo el que profese una religión se le prohíba presentarse a unas elecciones, violando el derecho constitucional a la libertad religiosa y de pensamiento?

La profesora socialista acaba afirmando: «La religión y democracia son incompatibles». Pues precisamente una de las democracias más viejas del mundo, Estados Unidos, es un país muy religioso. Lo que parece incompatible con la democracia es la forma de pensar de esa profesora.

Vox presenta denuncia contra la profesora y la acusa de varios delitos

El diputado andaluz de Vox Francisco Serrano ha presentado una denuncia contra la profesora y concejal socialista, señalando que ha recibido «varios mensajes de padres de familia queriendo transmitirme una serie de grabaciones de audio de la clase de Lengua de sus hijos», hechas en el citado instituto entre los días 2 y 29 de mayo de 2019.

Serrano señala en su denuncia que ha recibido «cuantioso material de audio», del que ha incorporado a la denuncia las tres grabaciones que ha subido a Youtube junto a las correspondientes transcripciones. La denuncia advierte del «grado de adoctrinamiento feroz perpetrado contra estos menores, con consideraciones políticas falaces y sesgadas, haciendo apología del genocidio, de la mutilación, de perpetrar delitos de lesa humanidad, del trato degradante de la profesor contra los alumnos varones de su clase, con grave menoscabo de su integridad física y moral por razón de sexo».

La denuncia acusa a Aurelia Vera de «delitos de amenazas, coacciones, injurias, delito de odio y contra los sentimientos religiosos; perpetrado por funcionario público contra menores de edad».

Francisco Serrano denuncia que el instituto está presionando a los alumnos

Además, Serrano ha señalado hoy que el instituto, «en vez de pedirle explicaciones a la profesora adoctrinadora del PSOE, presiona a los alumnos para saber quién grabó las clases», y añade que ninguno de ellos lo sabe: «Los padres pusieron grabadoras en sus mochilas sin decírselo».

Según afirma Diario de Fuerteventura, en vez de reprochar a su concejal las barbaridades que ha pronunciado ante alumnos menores de edad, el PSOE ha mostrado su «apoyo» a Aurelia Vera. El citado diario también afirma que la profesora «está estudiando acudir a la Inspección Educativa para que se aclare el contexto en el que se ha realizado la grabación y se investigue la pertinencia de su publicación en Internet».

El mundo al revés: es la profesora la que se atreve a exigir medidas contra quienes denuncian las atrocidades que pronunció, y el instituto no toma ninguna medida contra ella, sino que se dedica a perseguir a los alumnos.

Ya no sólo deberíamos sentirnos alarmados por estas formas de adoctrinamiento puramente totalitarias que se imponen a niños contra la voluntad de sus padres y en abierto desprecio a sus libertades, sino también por la prepotencia de quienes se creen con derecho a imponer ese adoctrinamiento y a perseguir a quienes se opongan a ello, como si viviésemos en una dictadura socialista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído