@ElentirVigo / Contandoestrelas

Los socialistas españoles han intentado impedir que la UE condene los crímenes comunistas y equipare nazismo y comunismo

Los socialistas españoles han intentado impedir que la UE condene los crímenes comunistas y equipare nazismo y comunismo
En Katyn fueron masacrados 22.000 oficiales, policías, funcionarios, sacerdotes e intelectuales polacos a manos de los soviéticos en abril y mayo de 1940. PD

La condena por parte de la UE de los crímenes del nazismo y del comunismo, aprobada el 19 de septiembre de 2019 y silenciada por casi todos los medios españoles, estuvo a punto de ser muy diferente.

En pleno debate sobre la memoria histórica en España, donde un Gobierno socialista, con sus aliados neocomunistas de Podemos y los comunistas históricos de IU, trata de imponer una versión sectaria del pasado, el Parlamento Europeo ha aprobado una resolución en la que equipara el comunismo al nazismo: «Sistemas totalitarios por igual emparentados por sus «asesinatos en masa, genocidios y deportaciones».

Sobre esto reflexiona en voz alta @ElentirVigo en Contandoestrelas:

El texto aprobado recuerda que “los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad”, y además “condena en los términos más enérgicos los actos de agresión, los crímenes contra la humanidad y las violaciones masivas de los derechos humanos perpetrados por los regímenes comunista, nazi y otros regímenes totalitarios“.

Se trata de un mínimo acto de Justicia, puesto que tanto el nacional-socialismo como el comunismo instauraron regímenes totalitarios que mataron a millones de personas, violando sistemáticamente los derechos humanos más básicos. Todas las víctimas, tanto las del nazismo como las del comunismo, merecen el mismo reconocimiento.

Sin embargo, algunos eurodiputados parecían no pensar lo mismo.

Félix Dzerzhinski y victimas del terror de la CHEKA y el KGB.

Los socialistas quisieron borrar toda mención de los crímenes del comunismo

Esa condena expresa del comunismo aparecía en la propuesta de resolución presentada por el grupo popular y en la presentada por el grupo conservador (esta última impulsada en su mayoría por eurodiputados polacos).

Sin embargo, el grupo socialista, en el que se encuadra el PSOE, presentó una propuesta distinta, en la que desaparecían la mayoría de las menciones al comunismo y se borraba toda mención a los crímenes comunistas.

Además de desaparecer esa condena expresa a los crímenes comunistas, en este texto de los socialistas se hablaba de “los crímenes cometidos por las dictaduras estalinista, nazi y de otro tipo”. Así mismo, se pedía la prohibición de los “grupos neofascistas y neonazis”, pero no de los grupos que promueven otras ideologías totalitarias. Desaparecía también el reproche a Rusia por ensalzar el régimen soviético.

Milicianos republicanos ante los cadáveres de algunos de los presos fusilados en Paracuellos, en noviembre de 1936.

En el grupo socialista hay antiguos partidos únicos de dictaduras comunistas

Este texto alternativo fue promovido por las eurodiputadas Kati Piri, del Partido Labortista holandés, e Isabel Santos, del Bloco de Esquerda portugués, en nombre de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, a la que curiosamente no pertenece ese partido portugués.

Y es que el Bloco de Esquerda es un partido comunista trotskista adscrito al Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea, que sigue agrupando en su seno a varios partidos comunistas, entre ellos Die Linke, la actual marca electoral del antiguo partido único de la Alemania Oriental.

Además de eso, hay que señalar que en el propio grupo socialista hay varios partidos que hoy se dicen socialdemócratas pero derivan de antiguos partidos únicos de dictaduras comunistas.

Como ya recordé aquí en mayo, esto fue lo que ocurrió con los partidos únicos de Albania, Alemania Oriental, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Montenegro (donde ese partido ha seguido en el poder desde la caída del comunismo en 1991) y Polonia.

El cadáver de una monja, sacado por milicianos republicanos de su nicho en un convento de Barcelona y expuesto contra un muro, en agosto de 1936.

El PSOE ya se opuso en 2006 a que el Consejo de Europa condenase los crímenes comunistas

No es la primera vez que los socialistas europeos se muestran reticentes a condenar los crímenes del comunismo.

Cuando la Asamblea Plenaria del Consejo de Europa aprobó la Resolución 1481 condenando los crímenes del comunismo (se puede leer aquí) el 25 de enero de 2006, el PSOE y otros socialistas europeos se opusieron a esa condena, alineándose con los representantes comunistas.

En un claro ejemplo de cinismo, tres meses más tarde los socialistas españoles declaraban 2006 como “año de la memoria histórica”, una memoria de la que habían excluido poco antes a los millones de víctimas de los genocidios perpetrados por las dictaduras comunistas.

Victimas de las matanzas del comunista Pol Pot en Camboya.

En 2009 los socialistas también intentaron borrar la mención de esos crímenes

El 2 de abril de 2009, el Parlamento Europeo aprobó una resolución “sobre la conciencia europea y el totalitarismo” (se puede leer aquí) que afirmaba:

“Europa no estará unida hasta que no sea capaz de establecer una visión común sobre su historia, reconozca el nazismo y el estalinismo y los regímenes fascistas y comunistas como un legado común, y lleve a cabo un debate honesto y en profundidad sobre todos los crímenes perpetrados por todos estos regímenes en el siglo pasado”.

El texto señalaba, así mismo: “su convencimiento de que el objetivo final de la divulgación y de la evaluación de los crímenes perpetrados por los regímenes totalitarios comunistas es la reconciliación”.

Los socialistas presentaron un texto alternativo que no sólo borraba toda mención a los crímenes comunistas, sino que además afirmaba que “a pesar de ciertas analogías, el nazismo y el estalinismo tuvieron un carácter esencialmente distinto“, una afirmación indignante que se refiere a dos regímenes totalitarios que exterminaron a millones de personas.

Algunos eurodiputados socialistas protestaron contra la equiparación del nazismo y del comunismo, incluso tachándola de “relativismo político”.

Y luego esos mismos socialistas son los que vienen repartiendo carnets de demócrata y exigiendo a otros que condenen el franquismo, mientras ellos se niegan a condenar los regímenes totalitarios comunistas, que fueron mucho peores que el régimen de Franco.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído