LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El sainete con los niños es el paradigma del caos del Gobierno socialcomunista de Sánchez

Álvaro Martínez: " Casi la única convicción del Gobierno es que hay que hablar maravillas de él, sí o sí, o Marlaska te manda a una pareja de la Guardia Civil"

El sainete con los niños es el paradigma del caos del Gobierno socialcomunista de Sánchez
Pedro Sánchez, rodeado de unos niños a los que ha tratado de chulear su prometido paseo callejero.

Si el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba se ‘coronó’ un 13 de marzo de 2004 diciendo aquello de que «los españoles no se merecen un Gobierno que les mienta», habría que pensar en qué diría viendo la astracanada en la que se ha convertido el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

La jornada del 21 de abril de 2020 pasará a los anales de la Historia como una de las más surrealistas que ha vivido este país llamado España a cuenta de la última decisión adoptada desde el Palacio de La Moncloa a cuenta del desconfinamiento de los más pequeños.

Si el ‘okupa’ de La Moncloa, en su ‘Aló presidente‘ del 18 de abril de 2020 anunciaba a bombo y platillo que aliviaría el encierro obligado de los menores, pero sin concretar en qué medida se haría, luego llegó el Consejo de Ministros y la posterior rueda de prensa en la que su portavoz, María Jesús Montero, consiguió poner de uñas a todos los ciudadanos, incluidos hasta sus propio votantes.

La también ministra de Hacienda anunciaba que los niños hasta 14 años solo podrían salir de las viviendas para acompañar a un adulto para ir al supermercado, al banco, a la farmacia o al estanco. En ese momentom España fue un estallido de horas hasta que ‘mandaron’ al ministro de Sanidad, Salvador Illa, a última hora del día a rectificar a medias la chapuza de la mañana.

Tal y como cuenta un breve editorial de El Mundo, lo sucedido con los menores no es más que un fiel reflejo del surrealismo en el que se ha convertido este Ejecutivo:

El Gobierno entró ayer en un bucle caótico de rectificaciones respecto del permiso de los niños de hasta 14 años para salir a pasear a partir de este domingo. La decisión la comunicó el ministro de Sanidad a última hora de la tarde después del estupor generalizado que causó la rectificación del Consejo de Ministros de la expectativa creada por Sánchez el sábado. María Jesús Montero limitaba esas salidas a hacer compras en el supermercado, las farmacias y los bancos.

Era incomprensible acotar la salida a establecimientos que son foco de contagio. Sin embargo, Salvador Illa no detalló cómo se materializará el levantamiento de esta restricción y, pese al interés público de esta información, emplazó a los padres a un nuevo anuncio este fin de semana. El sainete ofrecido por el Ejecutivo, a base de concatenar errores y torpezas, se ha convertido en una preocupación añadida para los españoles.

Álvaro Martínez, en ABC, define en un soberbio párrafo lo que viene a ser la gestión del día del Gobierno a cuenta del despropósito perpetrado con los niños:

Todo parece improvisado, sin meditar, como a la desesperada, a trancas y barrancas, desorientado. El caos de un gabinete superado, más que titubeante temblón, que duda hasta en cómo atarse los zapatos. Lo de por la mañana no vale por la noche. Casi la única convicción del Gobierno es que hay que hablar maravillas de él, sí o sí, o Marlaska te manda a una pareja de la Guardia Civil.

La Razón, en su línea crítica más suave contra el Gobierno, ensalza la rectificación dentro de la improvisación diaria del equipo de Pedro Sánchez:

Las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros, que limitaban las salidas de los menores a acompañar a su padres a hacer recados, prohibiendo los paseos por parques y zonas abiertas, habían llenado de perplejidad a las familias, que se sintieron engañadas, y, cuando menos, nos retrotraían a los mismos escenarios de improvisación y confusión que han caracterizado buena parte de la acción del Gobierno.

Esta sensación no sólo era compartida por los expertos pediatras, sino que había levantado críticas entre los propios aliados políticos del Ejecutivo. La rectificación es, pues, una buena noticia, empañada, esos sí, por la sensación de que nuestras autoridades improvisan demasiado.

El País, evidentemente, sale a jalear la rectificación del Ejecutivo respecto de los niños:

Hay que celebrar que el Gobierno haya rectificado en apenas unas horas la fórmula anunciada en la mañana de ayer, que era a todas luces insuficiente y mal diseñada. En esa primera aproximación los niños podían salir, pero no para pasear, sino solo para acompañar a los adultos a alguna de las actividades ya permitidas, como ir a comprar, a la farmacia o a una entidad bancaria. Ante la oleada de críticas que la medida había suscitado, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, rectificó y anunció que podrán salir a pasear en condiciones que se especificarán.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído