Pues yo veo un horizonte sin tanto mamarracho

Una Corona que durante siglos encargó, conservó y protegió un inmenso patrimonio artístico e histórico que después cedió al Estado.

Pues yo veo un horizonte sin tanto mamarracho

Pues que quiere que le diga, a diferencia de Pablo Iglesias Turrión, yo, que soy optimista por naturaleza, veo “a la gente de veintitantos años, de treinta y tantos años y de cuarenta y tantos años” y no encuentro ninguno que sea tan mentecato como el líder de Unidas Podemos. Es más, veo el horizonte sin ningún mamarracho. Será la diferencia de edad… Y de algo más.

Es verdad que muchos jóvenes actuales, los carentes de estudios serios y más aborregados y absorbidos por el poder de las redes sociales y de las cuatro tecnológicas que dominan el mundo, anteponen la comodidad, lo cool y lo líquido a la libertad, y que solo el 9,8% de ellos considera la política una prioridad “muy importante”, según las encuesta del Instituto de Conocimiento Mar de Fondo de los psicólogos Javier Urra, Enrique Domingo y Leo Farache, pero aún son menos los que ven que en “España se está abriendo paso un horizonte de una república plurinacional y solidaria”. Vamos, que prefieran una ex España rota, balcanizada, republicana y bananera, a una España sin descosidos y con una Monarquía parlamentaria que arbitra, modera, integra y garantiza nuestras libertades.

Como ha dicho S.M. el Rey Felipe VI en la Ofrenda al Apóstol Santiago, Patrón de España y Día de Galicia: “La Corona tiene el deber y la vocación de ser punto de encuentro que permita recorrer unidos y en libertad el Camino por el que discurre nuestra historia”.

Una Corona que durante siglos encargó, conservó y protegió un inmenso patrimonio artístico e histórico que después cedió al Estado.

José Luis Corcuera Cuesta ha sentenciado con certeza que Iglesias Turrión “nunca ha creído en la libertad” porque, entre ocas cosas y como ha escrito Ramón Pérez-Maura en ABC, es un producto de laboratorio creado por el castrismo y el chavismo en el Foro de Säo Paulo, organización que desde 1990 agrupa a casi todos los partidos de extrema izquierda de Iberoamérica, con el añadido financiero de la dictadura chií, para desestabilizar España y tomar el poder, igual que han “fabricado” muñecos para desarraigar Italia y otros países de Europa.

Y como buen producto vitriólico en su organización han optado por el cesarismo carismático, por el liderazgo perpetuo de su secretario general y por la purga sistemática de quienes disienten de los ucases de un césar que desde su refugio en el Consejo de Ministros y con el beneplácito sonriente de su socio Pedro Sánchez Pérez-Castejón explota las cloacas, la monarquía y el espionaje telefónico como maniobras de distracción frente a su nula gestión ministerial, al sistemático desastre territorial de su conglomerado de franquicias y a las pesquisas judiciales por posible malversación de fondos y obstrucción a la Justicia que le cercan.

¿En qué cloaca tiene su ecosistema, señor Iglesias Turrión? Porque usted se come sus palabras a la misma velocidad que fabrica sus frases de marketing, y las próximas, con posible indigestión, serán las que pronunció, engolado y crecido, de que en la elaboración de los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE), los de la reconstrucción y la ayuda de la Unión Europea, la participación de Ciudadanos y del PP será “incompatible” con Unidas Podemos. Pues serán conformes, estimado Pablo, porque usted, pegado al Ejecutivo con T- rex cristal, fuerza invisible, tragará lo que tenga que tragar en los PGE con tal de seguir refugiado en el Gobierno toda la Legislatura. ¡Con el frió que va a pasar cuando esté fuera!

Sus principios son tan firmes como los de su conmilitón Antón Gómez Reino, que, emocionado con su enorme vocación gallega y tras dejar el escaño de diputado para presentarse por Unidas Podemos a las autonómicas gallegas con el tópico “estamos viendo que en Galicia existe una clara alternativa progresista a Feijóo” y la rotunda frase de que “Madrid se ha acabado para mí”, ha vuelto al Congreso para seguir viviendo del contribuyente, olvidar la agudeza y recuperarse del trauma craneoencefálico que le ha ocasionado el batacazo en los comicios gallegos: cero diputados.

Esa es también su vocación, señor Iglesias Turrión: vivir de la mamandurria el mayor tiempo posible y sin que se sepa porque para ocultarlo tiene otro proyecto: cerrar los medios de comunicación que no pueda controlar y publiquen las fechorías que, en declaraciones en sede judicial de José Manuel Calvente, abogado de Unidas Podemos hasta que le echaron con un falso y difamador acoso sexual y laboral sobreseído por la Justicia, han consistido, entre otras, en cobrar de una Caja B y llevar una doble contabilidad.”Unidas Podeos quiere gente que diga que sí, aunque sea ilegal”. Es la nueva regeneración democrática que proclama el mesías y su visión de la política como una artesanía del relato.

Y hablando de mamarrachadas hay que referirse a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), sobre la que debo rectificar porque en mi artículo “Veamos en qué puede ahorrar España para acceder a las ayudas de la UE” afirmé que recibía subvenciones públicas. No es verdad, según su presidente, Emilio Silva, quien me ha declarado que vive de “las cuotas de nuestros socios y socias, con la ayuda de decenas de personas voluntarias y con las aportaciones económicas de un sindicato de electricistas noruegos”.

Pues bien, olvidando sus nobles fines de buscar los cuerpos de españoles del bando republicano desaparecidos durante la guerra civil y primeros años del franquismo, la ARMH ha ido por otros derroteros y pide la retirada en los cuarteles del Ejército y de la Guardia Civil del lema Todo por la Patria, que lucen en el frontispicio de sus instalaciones, alegando que su implantación fue ordenada, firmada y fechada en Burgos por el general jefe Germán Gil Yuste, y publicada en el BOE el 14 de enero de 1937, obviando que fue el grito de resistencia de la España alzada en armas en la Guerra de la Independencia contra las tropas napoleónicas, cuando éstas tenían sitiada Zaragoza (15 de junio de 1808-13 de agosto de 1808). Don Emilio, dónde queda esa “tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos” (DRAE), y dónde  Agustina de Aragón y Francisco de Quevedo con sus versos:

  • Miré los muros de la patria mía,
  • si un tiempo fuerte ya desmoronados
  •  de la carrera de la edad cansados
  •  por quien caduca ya su valentía…/

JORGE DEL CORRAL Y DÍEZ DEL CORRAL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído