Una sociedad manipulada hasta la náusea

Manuel del Rosal: «España… ¿Una sociedad enferma?»

Una sociedad que olvida casi de inmediato a sus más de 50.000 muertos por la pandemia y que antepone la diversión estúpida a la salud

Manuel del Rosal: "España... ¿Una sociedad enferma?"

El problema es que la política moderna ha transformado la sociedad en un teatro y al pueblo en una masa de espectadores” Yukio Mishima, escritor y dramaturgo japonés.

Una sociedad que olvida casi de inmediato a sus más de 50.000 muertos por la pandemia y que antepone la diversión estúpida a la salud, es una sociedad psicológicamente enferma, Una sociedad que no se manifiesta masivamente ante el Ministerio de Justicia exigiendo que el problema “okupa” se solucione de inmediato terminando así con el abandono al que estamos sometidos los españoles, que no estamos seguros si a la vuelta del supermercado nuestra vivienda estará “okupada”, es una sociedad enferma. Que eleva al rango de senadora a una mujer que se queja porque no le comen bien el coño, es una sociedad enferma. Que pone al frente del Instituto de la Mujer a otra fémina que pide que las mujeres sodomicen a los hombres para alcanzar la total igualdad, es una sociedad enferma. Una sociedad que eleva a vicepresidentes a un matrimonio que vive de lujo a costa de los ingenuos que le dieron su voto, es una sociedad enferma. Una sociedad que tiene por presidente a un señor que no le hace ascos a fracturar España con tal de estar y mantenerse en el poder, es una sociedad enferma. Que tiene más divorcios y separaciones que matrimonios, es una sociedad enferma. Que es la segunda de toda Europa en consumo de cocaína, es una sociedad enferma. Que se desgañita a favor de la eliminación de la pena de muerte de asesinos sin piedad, y cuando vuelve a casa asesina en el vientre de la madre a un inocente que llama a la vida, es una sociedad enferma. Una sociedad en la que los medicamentos que más se consumen son los ansiolíticos, antidepresivos y tranquilizantes que se cuentan, no por envase, sino por kilos; es una sociedad enferma.

Vivimos en una sociedad técnica y científicamente muy avanzada y, sin embargo, es una sociedad manipulada hasta la náusea, precisamente porque quienes la manipulan disponen de medios técnicos y tecnológicos como jamás antes pudo disponer. Los avances en ciencia y tecnología no han sido acompañados por avances sociológicos y nuestra sociedad se muestra psicológicamente desorientada, busca su sitio sin encontrarlo y está perdida. Los valores que sostenían a las sociedades fuertes han sido sustituidos por el dios consumismo y las catedrales de antaño por los centros comerciales donde se le rinde culto. Nuestra sociedad está desestructurada y sin proyecto; está descentrada, sin médula y adicta a cualquier novedad que le llegue con la que combatir su aburrimiento. Es una sociedad inmadura, adolescente, que tan solo busca el placer inmediato, placer que le dura ese instante; para empezar a buscar otro enseguida. Nuestra sociedad no mira dentro de sí misma, sino fuera. Busca en las letrinas y en los muladares de una vida de relativismo un rayo de luz, que nunca le llega porque esos lugares están demasiado profundos para que les alcance la luz. Y a esta sociedad líquida, vana, sin fuerza, anestesiada por estímulos externos a ella misma que la adormecen en la placidez del sueño provocado, es muy fácil llevarla por senderos suaves hasta el redil donde permanece gregaria, entregada. Una sociedad sana y fuerte no permitiría que en España sucediera lo que viene sucediendo de continuo y que ha culminado con una crisis sanitaria y económica de la que aún no hemos percibido toda la tormenta de sufrimientos que conlleva.

Que cada uno juzgue si la sociedad española está o no enferma psicológicamente, pero que no olvide al juzgarla que esta sociedad aún no ha abierto su boca para decir ¡basta! a tanta mentira y manipulación que sus gobernantes vienen utilizando para tapar la nefasta gestión de estas dos crisis: la sanitaria y la económica.

Manuel del Rosal

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído