El sanchismo, el podemismo, el separatismo

Victor Entrialgo: «Todos los virus»

Mientras Javier Ruiz y sus secuaces dirigen la cacería del Rey Juan Carlos, el gobierno de vacaciones está dejando que las autonomías abandonadas a su suerte se desborden

Victor Entrialgo: "Todos los virus"

Por países, por regiones y ahora por barrios. Los brotes van ahora incluso por portales y comunidades. Pero sobre todo van por telediarios.

Junto al virus que está persiguiendo a todos los habitantes del planeta y causando el desasosiego general, hay otros virus que estamos padeciendo simultánea y exclusivamente los españoles.

El sanchismo, el podemismo, el separatismo, igual que antes el nazismo, -como recuerda Churchill, el hombre de Estado más importante del siglo XX,- son virus políticos y sociales muy preocupantes, aunque no salgan en los telediarios.

Porque en sus televisiones no salen ni los tres millones de parados, ni los Ertes que se van a dejar de cobrar, ni la financiación ilegal de Podemos, ni el Rasputín de Monedero apartado premeditadamente de todo este tinglado, ni el coletas desaparecido cuyo segundo está imputado, ni la confusión del principio de autonomía, con una pandemia que exige decisiones centrales únicas sin esperar a otro estado de alarma.

Tampoco se habla de lo que tendremos que hacer para devolver las ayudas europeas, ni los 13.000 millones de los ayuntamientos, ni todo lo que no hace el presidente, que es mucho. Con el dinero recibido las televisiones podemitas y del gobierno se limitan a acongojar diariamente al personal pintando la cosa lo peor posible y así llevan seis meses.

Mientras Javier Ruiz y sus secuaces dirigen la cacería del Rey Juan Carlos, el gobierno de vacaciones está dejando que las autonomías abandonadas a su suerte se desborden, para que llegue de Lanzarote el redentor y propicie cual emperador Romano un mando único donde poder dar rienda suelta a sus delirios narcisistas, con confinamientos selectivos que permitan no hablar ni hacer otra cosa, tratando de acallar la manifestación del día 12 de septiembre y la anunciada moción de censura.

Y como decía Churchil, frente a todo esta manipulación de los medios, como ocurre con el Covid, no hay más que una estrategia, estar unidos.

Esta lucha que estamos librando los españoles de bien contra los virus que además de organismos atacan fundamentos sociales y políticos de la sociedad y del Estado no es una lucha de ciudadanos, sanitarios, políticos, periodistas. Es una lucha de todos.

Es una guerra contra enemigos de la Nación, resentidos e hipócritas. Lucha en la que el pueblo debe tomar parte en la retaguardia, desde casa o en los tertulias de los cafés, cada uno como pueda, para que cuando los pocos valientes que están librando la batalla vuelvan del frente, todos podamos compartir su honor.

Tenemos que concienciarnos de que estos otros virus están atacando silenciosamente las mentes y las vidas de los españoles y corrompiendo el sistema político y social hasta alcanzar el tuétano de las libertades.

A diferencia de la politica que procura la ordenación de las cosas públicas, utilizando para ello todos los medios a su alcance, la mera ideologia pretende el triunfo de los intereses de un grupo frente a otros, para aniquilar al enemigo, sin necesidad de que coincidan con los del Estado, ni menos aún con el interés general.

Lo más importante, en la paz como en la guerra, como repetía el hombre que salvó la democracia y la libertad en Europa, el hombre del puro y el sombrero, es que la gente se sienta unida, esperanzada.

Por eso, los demócratas españoles estamos en lucha frente a virus biológicos y políticos que están carcomiendo nuestra paz social, nuestra Constitución y nuestras instituciones. Por todo ello, por nuestros vivos y por nuestros muertos, seguiremos gritando,

!No nos rendiremos jamás!

Víctor Entrialgo

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído