LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

El mal perder de un enrabietado Sánchez refuerza a Ayuso en Madrid

Alberto García Reyes: "El estado de alarma en Madrid revela las ínfulas autoritarias de Pedro Sánchez y sus aliados populistas"

El mal perder de un enrabietado Sánchez refuerza a Ayuso en Madrid

Cree que ha ganado el pulso que mantiene con la Comunidad de Madrid.

Pero la victoria que Pedro Sánchez ha conseguido frente a Isabel Díaz Ayuso al imponer el estado de alarma en la capital y en varios municipios madrileños es de las que se consideran pírricas.

Al presidente del Gobierno de España, al igual que en el año 280 antes de Cristo el rey griego Pirro venció a las tropas de la República romana en la batalla de Heraclea pero con un coste en vidas muy elevado que acabó por mermar toda opción de ganar la guerra, su obcecación con Madrid es de las que acabará pasando factura en Moncloa.

Ignacio Camacho, en el diario ABC, lo resume de manera sublime:

Obcecado en el asedio a Díaz Ayuso, ha digerido fatal el varapalo de los tribunales y ha reaccionado al fracaso con un tic autoritario propio de quien no admite objeciones a sus mandatos. De entre las fórmulas que el TSJM le sugería para enmendar su yerro –un gazapo jurídico inexplicable con seiscientos asesores para darle consejo– ha escogido el camino conminatorio del decreto, que era exactamente al que lo quería llevar una rival a la postre más correosa de lo que sugiere su frágil aspecto.

En su afán de acorralar a Ayuso, cuya gestión de la segunda oleada cuestionan incluso muchos de sus compañeros, ha picado su anzuelo y la ha convertido en una líder de referencia de la derecha, capaz de desestabilizarle los nervios. La posibilidad de una moción de censura en la que C´s traicionase a su propio Gobierno se ha alejado y en vez de desgastar a la presidenta de Madrid la ha blindado para mucho tiempo.

De la misma opinión es Alberto García Reyes, que escribe lo siguiente en el periódico de Vocento:

Ayuso, más allá de que Ciudadanos pueda acabar haciéndole la cama, sale reforzada de este ataque y siempre podrá presumir de haber destapado la condición nepotista de Pedro Sánchez ante todos los españoles. Lo que la presidenta de los madrileños ha aflorado aguantando esta humillación es la esencia del sanchismo, un concepto político basado en la soberbia. El estado de alarma en Madrid revela las ínfulas autoritarias de Pedro Sánchez y sus aliados populistas, que hasta el momento habían sabido enervar el papel del Rey o la independencia de la Justicia con discursos ambiguos o maleables, pero que ayer quedaron atrapados en el cepo de los basiliscos.

Ricardo F. Colmenero, en El Mundo, no duda de que lo único que se persigue es que PSOE y Podemos gobiernen en la Comunidad de Madrid y por eso tratan de acorralar a Ayuso al precio que sea:

Dice Illa que la declaración del estado de alarma en Madrid responde a la imposibilidad de alcanzar un acuerdo. Suponemos que con el virus. La izquierda está convencida de que la única forma de acabar con la epidemia es acabar con Ayuso. De que con un Gobierno de PSOE y Podemos el virus se disolvería. Y si no, siempre se podría culpar a las cloacas del estado de andar tosiendo en los bares y lamiendo las marquesinas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído