En estos tiempos de escasez laboral

«¿Por qué no se crean 4 millones de puestos de trabajo, con vivienda gratuita? ¡Recuperen las Porterías!»

No te indemnizan por la okupación o por lo robado y encima te sacan los hígados cada mes

"¿Por qué no se crean 4 millones de puestos de trabajo, con vivienda gratuita? ¡Recuperen las Porterías!"

Hasta que los sindicatos las pusieron en la diana, en España, como en el resto de Europa, había porteros/as en los edificios de viviendas.

Pero en cuanto pasaron a llamarles empleados de fincas urbanas y a obstaculizar su trabajo con normas, horarios y leyes imposibles de aplicar, las porterías comenzaron a cerrarse, las viviendas que ocupaban a alquilarse y la destrucción de puestos de trabajo a crecer. Solo subsisten un porcentaje mínimo.

Y con su languidecer aumentó la inseguridad en las viviendas y en el edificio comunal, la insolidaridad y discusiones entre vecinos por nimiedades, y las incomodidades para sacar a la calle los cubos de basura, limpiar las zonas comunes, incluida la acera correspondiente (que es lo que también hacen en Estados Unidos, Alemania, Suiza,..), y vigilar los servicios colectivos (ascensor, caldera, buzones, etc.).

Los llamados conserjes externos, contratados a empresas de servicio, terminaron siendo más caros y menos eficientes.

Según la empresa de administración de comunidades LDC, en España, uno de los países de Europa con más hogares en vertical, hay 8.623.875 edificios de viviendas. Si una ley flexible y realista, consensuada con las partes, obligara a que los edificios de viviendas actuales y de nueva construcción tuviesen portería y vivienda adecuada para el portero, se crearían de golpe más de cuatro millones legales de puestos de trabajo, con su correspondiente seguridad social, que tanta falta hace para pagar las pensiones.

En estos tiempos de escasez laboral, de carestía de la vivienda, de pérdida de poder adquisitivo, de degradación social y de subsidios a cambio de votos, habría tortas por esas porterías con derecho a vivienda gratuita (incluida luz, gas, agua y calefacción) y la obligación de estar bien acicalado en la portería por la mañana, por la tarde y durante algo más de las ocho horas de jornada laboral diaria; limpiar las zonas comunes, vigilar quién entra y sale y ocuparse del buen funcionamiento de los equipos colectivos.

¿Qué es más digno: una portería, un trabajo en negro o la renta mínima de inserción (RMI) para chantajearte a cambio del voto?

¿Qué da más seguridad laboral: una portería o un precario con bicicleta, moto o coche propio que reparte paquetes con comida o cualquier objeto adquirido a esas multinacionales norteamericanas que arrasan con el comercio de proximidad, la ciudad romana y la vida de barrio?

¿Qué es mejor para luchar contra los okupas, un portero físico que les impide la entrada al portal y avisa al dueño del intento, o una alarma conectada a una empresa sacacuartos que solo sirve para decirte que ha saltado la señal de que alguien ha entrado en tu casa, no te indemnizan por la okupación o por lo robado y encima te sacan los hígados cada mes?

¿Qué prefiere una familia con hijos: una portería o una infravivienda en alquiler, sin Internet y con los dos cónyuges en trabajos precarios en el otro extremo de la ciudad y sin nadie a quien dejar al cuidado de sus hijos?

La literatura de porterías es rica en nuestro acerbo cultural y mucho más en la tradición oral, que ahora, con su regreso, se sumaría a la creciente de chismorreos con diversas aplicaciones, a la que tan aficionada es la sociedad conectada actual. Otro motivo más para facilitar su vuelta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído