Jacob Israel, Director de Unidos con Israel

El antisemitismo en España no deja de crecer

El segundo partido de gobierno de España, Podemos, aviva, una vez más, las llamas del odio

El antisemitismo en España no deja de crecer
Monedero, Iglesias y Errejón, fundadores de Podemos. PD

El penúltimo episodio lo vivimos hace un mes tras descubrirse horribles pintadas antisemitas en el cementerio judío de Madrid; “juden bueno, juden muerto” o “judío asesino”, entre otras muchas. Desde entonces ningún detenido y ni una sola condena por parte del Presidente de Gobierno ni del Vicepresidente.

El último episodio lo vemos estos días. España ha sido uno de los países más activos en la campaña de desprestigio a Israel por no vacunar a la población palestina.

El segundo partido de gobierno de España, Podemos, aviva, una vez más, las llamas del antisemitismo en España, disfrazándolo de una crítica desmedida y sin argumentos contra Israel.

En las últimas semanas Israel ha sido, y seguirá siendo, una de las principales noticias en todos los medios de comunicación y de la comunidad científica, que ven asombrados cómo en tan solo un mes Israel ha vacunado a más de 2 millones de personas con la primera dosis, siendo el país con el mayor porcentaje de población vacunada del mundo.

Tras vislumbrarse semejante éxito, no hemos tardado en escuchar los improperios de aquellos que buscan desesperadamente la destrucción de Israel, y que no desaprovechan ninguna oportunidad en demostrar al mundo su compromiso con la promoción de uno de los odios más antiguos y perennes del mundo, el antisemitismo.

Durante las últimas semanas hemos leído noticias y columnas de opinión sobre el supuesto deber de Israel de vacunar a la población palestina, a pesar de que Israel no haya concluido aún la vacunación de las personas mayores. Una “preocupación” que “coincide” con el éxito de Israel a la hora de vacunar a su población. Recordemos que la única democracia en Oriente Medio es el primer país del mundo en vacunar a más de un 25% de su población en menos de un mes.

Decir que el gobierno de Israel está negando a los palestinos atención médica apunta a una demostración de altas dosis de antisemitismo, disfrazado de una ignorancia preocupante, ya que no atiende a quién es el único responsable de brindar los servicios de salud en Cisjordania y Gaza.

Los antisemitas deberían leer (si no es mucho pedir) los acuerdos de Oslo firmados en 1993 entre Israel y la Autoridad Palestina. Concretamente el artículo 17 dedicado a los aspectos relaciones de la Salud: “Los poderes y responsabilidades en el ámbito de la salud en la Ribera Occidental y la Franja de Gaza se transferirán al lado palestino, incluido el sistema de seguro médico”.

El antisemita, tras leer este artículo, activará su maquinaria de defensa y argumentará que este artículo no menciona la vacunación palestina. Le recomendamos pues que continúe leyendo, ya que el punto segundo del mencionado artículo lo deja meridianamente claro:

“La parte palestina seguirá aplicando las normas actuales de vacunación de los palestinos y las mejorará de acuerdo con las normas aceptadas internacionalmente sobre el terreno, teniendo en cuenta las recomendaciones de la OMS. En este sentido, la parte palestina continuará la vacunación de la población con las vacunas enumeradas anteriormente”.

La Autoridad Palestina, única responsable de la salud de los palestinos, confirmó ayer que el próximo domingo llegará el primer envío de vacunas. Israel ha ofrecido su ayuda logística (probablemente las vacunas llegarán al aeropuerto de Israel), y ofreció vacunar a los palestinos, una vez que los israelíes estén vacunados. Una oferta generosa dado el ritmo de vacunación de Israel. Una oferta generosa que algunos en España desprecian, precisamente porque demuestra el lado más humano de la única democracia en la región.

Pintadas nazis hechas por los antisemitas en un cementerio judío.

El grupo parlamentario de Podemos en el Congreso pidió recientemente al Gobierno que aclare “qué medidas ha tomado o prevé tomar para hacer que Israel, como potencia ocupante, garantice el acceso a vacunas contra la COVID-19 en los territorios palestinos”.

El grupo político, liderado por el actual Vicepresidente Segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en vez de estar preocupado por mejorar el  pésimo trabajo hecho por él y su gobierno en la gestión de la pandemia, dedica su energía a su monotema favorito: culpabilizar a Israel.

A modo de simple recordatorio: El señor Vicepresidente de Gobierno de España es el responsable de su (no) actuación durante las primeras semanas de pandemia en las residencias de ancianos, causando miles de muertos, de uno de los sectores más indefensos y desprotegidos. Unas residencias, por cierto, que siguen sin ver un euro de los 300 millones prometidos por Iglesias.

Mientras en Israel, todos los residentes y empleados de residencias de ancianos ya han sido vacunados con la primera dosis de la vacuna de Pfizer, y antes de este fin de semana se espera que todos sean vacunados con la segunda dosis, el gobierno del actual vicepresidente no vacuna los días festivos por ser eso, festivos.

No creo que esta figura tan antisemita, cuya gestión de la pandemia arroja las peores cifras de muertes por millón de habitantes del mundo, sea la más adecuada para dar lecciones a otros países que tratan de lidiar con la crisis de una manera mucho más efectiva, humana y social.

Señores antisemitas, señor Iglesias. Sí, Israel va a distribuir vacunas entre la población palestina. Ya lo ha hecho con los presos palestinos encarcelados en las prisiones de Israel, muchos de ellos con sus manos llenas de sangre de inocentes israelíes. Sí, Israel va a dar apoyo logístico en todo lo relacionado con la vacunación de la población palestina. Sí, Israel ha enviado a los palestinos decenas de miles de kits de pruebas de diagnóstico de Covid-19, decenas de respiradores, mascarillas homologadas y demás equipo médico vital para proteger al personal sanitario. Todo esto mientras usted se saltaba una y otra vez la cuarentena.

La pregunta que deberían hacerse con el mismo ímpetu es que si mientras Israel ayuda logísticamente a la Autoridad Palestina, alguien de Podemos va a condenar al liderazgo palestino por seguir pagando millones de dólares cada año en los salarios a los terroristas y a sus familias.

Mientras tanto, el Señor Vicepresidente Segundo del Gobierno de España, que en 11 meses de pandemia no ha visitado un solo hospital, ni residencia de ancianos, ni las largas colas del hambre, sigue dando lecciones. Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Pfizer y Moderna pueden resolver la pandemia del coronavirus gracias a sus vacunas. Para el antisemitismo aún no existe ninguna vacuna que cure este milenario virus. Así que para todos ellos que lo padecen, que no son pocos… libros de historia, unas dosis de dignidad y no estar financiado por dictaduras ayudará. Refuah Shelemá (hebreo: “deseos de curación completa”).

JACOB ISRAEL

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído