La tesis de que el Gobierno PSOE-Podemos está dividido es una ensoñación periodistica

Alfonso Rojo: «Pablo Iglesias utiliza el Gobierno para pagar la guardería, la niñera y el chalet»

Pedro Sánchez mantendrá las cosas como están hasta un poco antes de las elecciones y entonces echara al vicepresidente del moño y ayudado por Ferreras, Cintora, Fortes y los tertulianos de la Brunete Pedrete venderá la tesis de que ha salvado a España del extremismo que no te deja dormir

Alfonso Rojo: "Pablo Iglesias utiliza el Gobierno para pagar la guardería, la niñera y el chalet"
Alfonso Rojo (PERIODISTA DIGITAL). PD

No conviene ir de listo y dando lecciones, porque te puedes dar un cacharrazo, pero es que hay cosas en España que claman al cielo.

Una es el estado del periodismo nacional, sin duda en sus horas más bajas desde hace medio siglo.

Otra, esos mantras, conceptos y frases hechas, que asumen tertulianos y opinadores profesionales como si fueran párrafos de la Biblia.

Esta de moda estos días, por ejemplo, al calor de las vandálicas protestas por el arresto del delincuente Hasél repetir como como un loro que la respuesta policial tiene que ser ‘proporcionada‘.

Es una memez como la copa de un pino. Frente a los que lanzan adoquines, saquean tiendas, destrozan mobiliario urbano y tiran cócteles molotov, la única respuesta coherente es una tremendamente enérgica, inmediata, dura y lo más expeditiva posible.

Intentar ir subiendo paulatinamente el nivel de la acción policial, como han hecho todos los Gobiernos, es crear un caldo de cultivo favorable para que los facinerosos vayan incrementando su salvajismo y así nos va cómo nos va.

Si el juez, como ha hecho en Madrid, pone en libertad a los detenidos a la mañana siguiente, se mandan dos mensajes atroces: el primero es que los ciudadanos que pagan impuestos están inermes y sin protección del Estado; el segundo, que compensa dedicarse a eso tan divertido que es arrasar el centro de la ciudad y de paso robar unas cuantas tiendas.

Dicho esto, vamos al tema del titular. La frase no es nuestra, sino que la recoge Carmen Morodo en La Razón, de boca de un miembro del Gobierno Sánchez y en más completa:

«A cargo del Presupuesto, Pablo Iglesias paga el chalet y la niñera, viaja en coche oficial, y tiene margen para que su pareja y él concilien y se pasen la tarde en casa».

Eso es una de las claves que hay que tener en mente a la hora de vaticinar sobre el futuro que tiene la coalición PSOE-Podemos.

No hay crisis profunda, divergencias de fondo o ruptura a la vista.

Lo que renovada virulencia del vicepresidente del moño y la razón por la que Echenique anima a los agitadores que atacan a la Policía, es sólo un intento de taponar la fuga de votantes de Podemos hacia el PSOE.

No hay discrepancias de fondo con los ministros del PSOE, aunque las feminazis de Irene Montero ahorquen en un árbol a una muñeca con cara de Carmen Calvo o la condenada Serra aplauda en la Asamblea de Madrid a los alborotadores.

Todo es pura impostura. Iglesias, que tras unos meses de ensoñación ha llegado ya a la conclusión de que quien manda en la coalición es Sánchez, sólo quiere ahora llamar llamar la atención.

No está en La Moncloa para gestionar, ni para cambiar el futuro de España y ahora trata de salvar a Podemos de la quema, activando de nuevo al núcleo de voto sectario que le garantice no caer de los 20 diputados en unas elecicones generales.

Y, mientras tanto, disfrutar de los privilegios, chollos, chupetines, regalías y mangancias que conlleva ser vicepresidente, haber colocado a la cónyuge de ministra y tirar del erario publico para todo.

Pedro Sánchez mantendrá las cosas como están hasta un poco antes de las elecciones generales y entonces echara al vicepresidente del moño y ayudado por Ferreras, Cintora, Fortes y los tertulianos de la Brunete Pedrete venderá la tesis de que ha salvado a España del extremismo ‘que no te deja dormir tranquilo‘.

Cada vez que oigo a políticos sensatos pedir a Sánchez que despida a Iglesias me llevan los demonios.

Entre otros motivos, porque los que perpetran semejante desatino están contribuyendo, sin quererlo, a blanquear a Sánchez como el bueno de la película, como el moderado que no puede hacer otra cosa, como la víctima de los fanáticos, cuando el del PSOE es el paradigma de todos esos males.

Los traslados de asesinos etarras a cárceles del País Vasco, los apaños con los golpistas catalanes, las leyes alocadas, los impuestos crecientes, los apaños con los chavistas, los aplausos a los separatistas, la erosión del Poder Judicial y la manipulación en RTVE son una obra conjunta, porque las decisiones del Consejo de Ministros son colegiadas y todos, desde Calviño a Robles, pasando por el astronauta, participan en ellas.

Es mejor para España que las cosas sigan así y que poco a poco el electorado asuma que el verdadero culpable de todo es el líder del PSOE.

Ya veremos que pasa en los meses venideros o como está de cabreado el personal cuando llegue el momento, pero no estoy seguro de que la táctica le vaya a salir bien al tandem Sánchez-Redondo, porque la ruina que se nos viene encima es escalofriante y a la ciudadanía, con lo de los saqueadores haselianos le pasa casi lo mismo que con los okupas de viviendas: le dan repelús.

ALFONSO ROJO

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído