La versión murciana del diabólico Rasputín

Las prodigiosas habilidades de Teodoro García Egea y la incompetencia de Ciudadanos

El secretario general del Partido Popular ganó en 2008 el Campeonato Mundial de Lanzamiento de Hueso de Oliva

Las prodigiosas habilidades de Teodoro García Egea y la incompetencia de Ciudadanos
Teodoro García Egea. PD

Sólo tiene 36 años Teodoro García Egea y en honor a la verdad hay que reconocer que posee ‘prodigiosas habilidades’.

Sabíamos del actual secretario general del Partido Popular que, además de ser ingeniero industrial y tener estudios en marketing político y gestión de proyectos por la Universidad George Washington, toca el piano, el clarinete y el tambor.

Y para colmo y cierta rechifla en redes sociales, que también ostenta el título de ‘campeón mundial‘ de lanzamiento de hueso de aceituna.

Las crónicas locales narran cómo en 2008, un Teodoro casi adolescente se proclamó campeón del mundo en la prueba de lanzamiento de hueso de la oliva mollar chafá, originaria de la localidad de Cieza, su ciudad natal, donde fue concejal de 2007 a 2009.

Fue en 1995, y logró la asombrosa marca de 16,84 metros, usando sólo la boca.

Un récord delirante, al que hay que sumar, desde la madrugada del pasado 12 de marzo de 2021, el de convertirse en la versión murciana del diabólico Rasputín y lograr en unas horas pegarle la vuelta al tablero político español, echar del escenario a Ciudadanos, y redactar el acta de defunción política de Inés Arrimadas, además de dejar con dos palmos de narices al socialista Abalos, a Iván Redondo y a todos los gurús que Pedro Sánchez tiene en La Moncloa.

Dicen que apenas llegar la noticia de que Arrimadas se la había jugado y que al popular Fernando López Miras le olía el culo a pólvora, como presidente autonómica de la región, Teodoro llamó a Pablo Casado y le dijo muy serio «tenemos una oportunidad en Murcia».

Y así ha sido.

Sea o no santo de tu devoción, es preciso reconocer que no andaba desencaminado el secretario general de los populares, cuando advertía de que la pringosa maniobra de la presidenta de Ciudadanos, urdiendo una moción de censura contra el Gobierno de la comunidad murciana, del que su partido formaba parte, iba a provocar el desconcierto, cuando no el enfado, entre las propias filas del partido naranja.

Tal es así, que García Egea, buen conocedor, por razones obvias, de los entresijos de la política murciana, no se dejó ganar por el desaliento y, este viernes, culminó en la oscuridad de la noche un complejo apaño con tres de los seis diputados regionales de Ciudadanos para abortar la intentona.

Que entre los parlamentarios en cuestión se encuentre la vicepresidenta del Ejecutivo murciano, Isabel Franco, que fue la persona que firmó el acuerdo de coalición con el PP y que se encontraba bajo el punto de mira de su compañera de partido y candidata de la moción, Ana Martínez Vidal, rebotada del PP en 2015, tras verse excluida de las listas, seguro que facilitó las cosas, pero lo de Teodoro, por inusual e inesperado, tiene mucho mérito.

Seguro que Iván Redondo y los ‘expertos‘ del PSOE han tomado buena nota y ya no mirarán por encima del hombro al número 2 del PP.

No se trata de reprochar a Inés Arrimadas su desconocimiento del mal clima interno causado por su protegida, pero sí de que haya pretendido imponer desde su despacho en Madrid, sin consultar con su Ejecutiva y en connivencia con el secretario de Organización y ministro socialista José Luis Ábalos, un trágala en Murcia, sin más justificación que la de recuperar un protagonismo político que le niegan las urnas, incluso, a costa de aceptar una posición subordinada frente a un presidente del Gobierno como Sánchez que, al final de la escapada catalana, sólo busca una recomposición de sus apoyos.

La jugada de Teodoro, responsable de pifias como haber provocado el alejamiento de una figura de la relevancia de Cayetana Alvarez de Toledo, inflige a Ciudadanos un daño irreparable.

Como nos decían en el Colegio de los Jesuitas de León, en la vida se puede hacer casi de todo, pero no el ridículo.

Y lo de Ciudadanos en Murcia, con sus derivadas en Madrid, no sólo ha sido deslealtad, incompetencia y ambición, sino ridículo,

Tanto y tan grande, que pone en duda la propia supervivencia del partido y la continuidad de sus dirigentes.

Eso, ademas de alisar el camino de Isabel Díaz Ayuso, que va a arrasar en las autonómicas del 4 de mayo, devorando al completo al electorado de Ciudadanos y dejando a personajes sinuoso como Aguado, vicepresidente hasta hace tres días, sin escaño.

Y todo eso, en buena medida, gracias a las prodigiosas habilidades de Teodoro García Egea.

ALFONSO ROJO

 

Te puede interesar

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Rojo

Alfonso Rojo, director de Periodista Digital, abogado y periodista, trabajó como corresponsal de guerra durante más de tres décadas.

Lo más leído