Raloch

Rafael López Charques: «Memoria troceada»

Resulta que estábamos equivocados

Rafael López Charques: "Memoria troceada"

Estos días nuestro país está en un impase político, y a los ciudadanos de a pié no nos queda otra que esperar a que nuestros guías (desastrosos en su gran mayoría), sienten la cabeza de una vez por todas y trabajen dedicándose a aquello para lo que les pagamos, y muy bien por cierto, es decir, a gobernar y no a pelearse entre ellos.

Las sesiones parlamentarias siguen siendo de pena; en gran parte se reducen a discusiones entre ellos, con frecuencia de carácter personalista., y a soltar discursos vacios, mejor dicho, monólogos adormecedores.

Al mismo tiempo asistimos a actuaciones de políticos que no sabemos cómo calificarlas, aunque a nuestro entender demuestran varias cosas, que tienen muy poco que hacer, que son unos fanáticos, o unos ignorantes.

Recientemente el ayuntamiento de Palma de Mallorca, al amparo de la nefasta Ley de Memoria Histórica, ha decidido renombrar una docena de calles, por considerar que tiene connotaciones fascistas.

Entre las que planea renombrar se encuentran las de Churruca, Gravina y Cervera, alegando, según parece que son nombres de tres barcos de la escuadra de los sublevados durante la guerra civil. En otras palabras, que son una rememoración fascista.

Simplemente no lo entendemos. Siempre creímos que Cosme Churruca, Federico Gravina y Pascual Cervera habían sido tres ilustres marinos españoles que participaron en varias batallas navales defendiendo a su país mucho antes, sobre todo los dos primeros, de que el fascismo existiese. Resulta que estábamos equivocados.

Parece que se ha armado tal revuelo que el Consistorio ha paralizado los cambios. Suponemos que aprovechará para instar al profesor universitario (por desgracia para la Universidad), que le asesora en la toponimia callejera, se entere bien de quienes fueron esas personas, pues según parece en un escrito suyo afirma que el segundo de los citados murió en una batalla que tuvo lugar más de doscientos años antes de aquella en que perdió la vida.

Dado lo comentado podemos esperar que el próximo paso sea intentar cambiar el nombre a los dos archipiélagos, Baleares y Canarias, pues según el pensamiento de estos revisionistas, al tener la flota de los sublevados dos cruceros con esos nombres, son denominaciones fascistas.

No puede pues extrañarles que anteriormente hablásemos de fanatismo e ignorancia. Es lo que evidencian con frecuencia muchos de nuestros políticos adictos al social comunismo.

Tenemos una Ley de Memoria Histórica, y existe un proyecto de  Ley de Memoria Democrática para suplirla. Creemos que tanto una como otra deberían denominarse Ley de Memoria Troceada, porque parten de dos errores. Primero, que consideran que unos fueron los buenos y otros los malos, cuando ni todos los buenos fueron tan buenos, ni todos los malos fueron tan malos. Segundo, se refieren a los hechos acaecidos a partir del estallido de la guerra civil, cuando debería referirse a lo acontecido desde la proclamación de la II República, pues lo ocurrido desde esa fecha hasta la restauración de la democracia, es un todo inseparable.

Por otra parte  no tienen en cuenta la Resolución 2019/2819 del Parlamento Europeo que equipara el nazismo al comunismo, pues “condena toda manifestación y propaganda de ideologías como el nazismo y stalinismo en la Unión”. Claro que en

nuestro país toda la violencia callejera auspiciada por el frente populismo es libertad de expresión, pero si usted se atreve a criticarla es una facha.

Rafael López Charques

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído