LA INEXORABLE MARCHA HACIA LA IGNOMINIA DE ALGUIEN QUE FUE JUEZ EMINENTE Y RESPETADO

Alfonso Rojo: «Marlaska se agarrará al sillón de ministro como guacamayo a la percha»

No hay entre los numerosos ministros del Gobierno Sánchez alguien que haya decepcionado tanto como Fernando Grande-Marlaska.

Y aunque en su inexorable marcha hacia la ignominia se citan siempre como factores clave la soberbia y la ambición, tiene que haber otros elementos en la psicología del personaje para explicar su deriva.

Dijimos en su momento que el día, a finales de 2018, en que se tragó los insultos homófobos de Dolores Delgado e impostó en el Senado un teatral abrazo con la entonces ministra, tragándose lo de ‘maricón‘ en la comilona con Garzón, Villarejo y otros comisarios, había iniciado Marlaska su caída.

El resto, puntuado por el traslado al País Vasco de cinco terroristas etarras cada viernes, ha sido sólo dejarse llevar.

Le tiene que ser duro a Marlaska, con lo presumido que es, lo que se quiere y el elevado concepto que tenía de si mismo, mirarse al espejo cada mañana.

Aunque quien no se engaña y se justifica es porque no quiere y él se va a agarrar al sillón de ministro como guacamayo a la percha.

La sentencia que anula el cese del coronel Pérez de los Cobos será recurrida en apelación por el Ministerio del Interior y esta será la excusa de Marlaska para no darse por enterado, pero el asunto no tiene un pase en democracia.

La resolución de la Audiencia Nacional subraya que el motivo del cese era ilegal y que Marlaska abusó de su poder.

Para el juez, no hay duda de que a Pérez de los Cobos lo cesaron porque se negó a revelar a la directora de la Guardia Civil -otra dimisión obligada- datos sobre la investigación judicial abierta en un juzgado de instrucción por la manifestación del 8-M de 2020 en Madrid.

A pesar de que Pérez de los Cobos insistió en que esta estaba bajo exigencia judicial de confidencialidad, la directora de la Benemérita, María Gámez, propuso el cese del alto mando «por no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento».

Este motivo ha sentenciado a Grande-Marlaska y a su equipo porque no estamos ante una mera decisión de trámite, sino ante la represalia a quien fuera mando de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Cataluña durante el 1-O de 2017, quien se negó a cometer un delito de revelación de secretos al que estaba siendo forzado por la directora general de la Guardia Civil.

Es difícil de creer que en un ministerio como el de Interior, con dos jueces en su cúspide -el ministro y el secretario de Estado de Seguridad– y, supuestamente, un amplio equipo de asesores, se consintiera la perpetración de semejante ilegalidad, que, además, se dejó por escrito con absoluta desvergüenza.

El juez no ha tenido más que recordar el motivo de su cese para llegar a una conclusión que debería ser atronadora para Grande-Marlaska: «La legalidad no puede quedar arrinconada por la discrecionalidad».

El Ministerio del Interior no puede convertirse en un motivo de descrédito para la democracia y el Estado de Derecho en España.

Grande-Marlaska, antaño juez aclamado por la opinión pública, reconocido por su independencia y perseguido por los mismos a los que ahora secunda desde su silla en el Consejo de Ministros, se está asociando a mensajes muy hirientes para la confianza ciudadana.

Está amparando prácticas policiales ‘soviéticas’, como tirar abajo puertas de domicilios sin delito que lo justifique, improvisando presuntos ‘argumentos’ casi cómicos por su simpleza: los pisos turísticos no son ‘morada’.

Y ahora recibe este revés judicial, que desnuda la arbitrariedad que aplicó su ministerio al fulminar a Pérez de los Cobos.

Marlaska obedecía órdenes y quería agradar a Pedro Sánchez, pero ejercer de limpiabotas del jefe no le exime de responsabilidad: tiene que irse.

Y no lo echaremos en falta.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído