OKDIARIO

Carlos Dávila: «La derrota tendrá padre y se apellida Sánchez»

“Lo más relevante que está sucediendo en España es el rechazo evidente y muy importante que una gran parte de la población siente ante el dúo Sánchez-Iglesias”.

Carlos Dávila: "La derrota tendrá padre y se apellida Sánchez"

Normalmente en España, sobre todo en el terreno político, las victorias tiene padre y las derrotas son hijos espurios de los demás.

Durante un par de semanas -las que median entre los fiascos de Murcia y Castilla y León, y ahora mismo- el grupo de asesores que rodea a Sánchez ha intentado volcar sobre la dirección del PSOE en Ferraz la responsabilidad total de esas dos aventuras que terminaron en fracasos absolutos.

Pero Abalos y sus ayudantes del partido no han estado dispuestos en momento alguno a cargar en exclusiva con esa culpa como, además y ahora mismo, tampoco piensan atribularse en solitario con los resultados que, según todas las encuestas salvo el mamoneo de Tezanos, le atribuyen al candidato Gabilondo en la Comunidad de Madrid.

Unos y otros, porque en eso no existen diferencias, convienen en que el candidato no da la talla, como por otra parte era de esperar. Los denuestos épicos, pavorosos, que Sánchez está empleando para descalificar a Díaz Ayuso no cuajan: ni en boca de Gabilondo son creíbles, ni en la de Sánchez son aceptables. Es tanto el rechazo que el presidente del Gobierno ha sembrado en un electorado, que quizá fue eventualmente suyo en otras elecciones, que en estas del 4 de mayo no volverán a su buchaca.

Sánchez está nervioso porque, encima, los datos económicos no le son propicios. Por más que algunos de sus voceros se prodiguen anunciando la próxima reanimación de la economía, la realidad es muy terca. Los organismos internacionales colocan España en la cola de la recuperación.

El Gobierno, en el que la única voz sensata que existe, Nadia Calviño, no va a tener otro remedio que, a muy corto plazo, revisar sus previsiones para todo este año. Si a esta constancia se añade el hecho de que los fondos europeos van a tardar en llegar a España más de lo debido, la situación  para Sánchez no puede revestir peores pronósticos.

Desde Moncloa, el grupo de asesores que rodea al ‘gurucillo’ Redondo se devanan los sesos para hallar algún golpe de efecto que varíe los pronósticos.

Hace unos días, ya se se sabe, Redondo en persona inundó las redes amigas con alertas sobre un episodio emocional que, en su opinión, iba a marcar el curso de la precampaña: ideó Redondo una presentación “a lo Tarantino” para ratificar los horrores de la “foto de Colón”, aquella instantánea con los tres partidos del centroderecha juntos, que Sánchez ha venido explotando durante todo este tiempo.

Pues bien: la ingeniosidad de la factoría monclovita no ha ofrecido parabién alguno ni a Sánchez, ni al al decolorado Gabilondo que la viene repitiendo sin cesar con la misma convicción de quien anuncia nieves en agosto. Nada de nada

Lo que sí ha calado sin embargo es la bochornosa actuación del ministro de Sánchez, Marlaska, no solo con la destitución ilegal que hizo del coronel Pérez de los Cobos, sino con la vergonzosa campaña de acercamiento de los asesinos de ETA al País Vasco, entre ellos fulanos homicidas del calibre del asesino de Miguel Angel Blanco y Fernando Buesa, García Gaztelu y de su propia amante, otra criminal en serie.

Este asunto, sobre el que curiosamente todavía no se ha producido el escándalo que sería de desear, va a traer sin embargo mucha cola.

Fíjense que en el Aberri Eguna de este domingo pasado, el presidente del PNV, Andoni Ortúzar, no hizo proclamaciones reivindicativas muy especiales sobre el derecho a decidir, ni siquiera sobre las aspiraciones del pueblo vasco, al que dice con mucha demasía, representar, sino que el discurso y el mensaje principal se centró en la competencia muy próxima de las prisiones.

Empíricamete todos los españoles creemos, por lo que esta ocurriendo en Cataluña con los presos independentistas, que la gestión de las cárceles por el Gobierno nacionalista, traerá consigo, con certeza, una política que terminará con todos los criminales en la calle como, por otra parte, ya está sucediendo sin que nadie se esté alarmando demasiado.

No desde luego en el mundo de la izquierda y del leninismo de Pablo Iglesias, pero sí en un espectro político de centroizquierda que está abandonando a Sánchez y sin el cual, sin su consentimiento directo o indirecto, nunca podrá gobernar. Este lunes mismo, un analista que guarda estupenda información sobre lo que ocurre en este ámbito, confesaba lo siguiente:

“Lo más relevante que está sucediendo en España es el rechazo evidente y muy importante que una gran parte de la población siente ante el dúo Sánchez-Iglesias”.

Y añadía:

“Y esto que es muy visible en toda España lo es más en Madrid donde sin embargo se atiende con entusiasmo a los mensajes potentes del PP de Ayuso”.

A la presidenta de Madrid le están sirviendo como útiles los continuos ataques que realiza contra la gobernación socialista, ataques que el PSOE ya no es capaz de contrarrestar.

El Gobierno del PSOE, por más que, dada su profundidad de asentamiento en los medios no se descomponga públicamente, está sufriendo una erosión muy notable. Si por fin, y como aventuran los sondeos (los sondeos, no la basura encuesta de Tezanos), su candidato Gabilondo sufre una traspiés importante en Madrid, la derrota ya no tendrá la cara de los actores secundarios, los que en las películas de Tarantino, por seguir la estela del ‘gurucillo’, aparecen siempre como simples rellenos, sino del propio Sánn¡chez que, desde que ha empezado el año no tiene una sola buena noticia que llevar a su propaganda.

Ni siquiera la de la vacunación sobre la que tanto ha prometido y tanto no se está cumpliendo. La derrota tiene la cara de Sánchez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído