Raloch

Rafael López Charques: «Se les ve el plumero»

Pablo Iglesias hizo el paripé de llegar en un taxi y marchar en un vehículo oficial con chófer y escolta

Rafael López Charques: "Se les ve el plumero"

Esta semana es casi obligado comentar algo del debate televisado de los aspirantes a la comunidad madrileña.

¿Qué podemos decir? Que unos estuvieron mejor, otros peor, y alguno parecía un convidado de piedra.

Lo que no podemos admitir, y creemos que todos estaremos de acuerdo, es la utilización indigna que se hizo de los fallecidos por el coronavirus.

Los muertos fueron en muchos casos un arma arrojadiza, lo que da una idea de la categoría ética y moral de los que la utilizaron. Hay una cosa que debemos tener claro, no todo se puede admitir. Si somos personas, o al menos presumimos de tal, comportémonos como se espera de las mismas.

Ha sido interesante por el hecho de que descubrimos cosas curiosas o que no nos cuadran.

Un político que en un tiempo aseguró que si podía eliminaría las retribuciones a los mismos, una vez dejado su cargo, ahora, que ya no ostenta el puesto, afirmó tranquilamente que sí cobraría los más de cinco mil euros mensuales durante un tiempo equivalente al que estuvo en el poder, cantidad que por cierto es bastante superior al triple de salario mínimo interprofesional.

El mismo hizo el paripé de llegar en un taxi y marchar en un vehículo oficial con chófer y escolta.

Curioso ¿verdad? Pero lo más curioso es el video que nos muestra que en verdad también llegó en coche oficial con chófer y escolta, que aparcó en un lateral y se subió a un taxi para aparecer en plan modesto.

También nos sorprende, porque entendemos que va en contra de sus principios, al menos teóricamente, el presumir y alardear de lo que no son. Hacen cierto el dicho “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”. Nos referimos a ese falso doctorado de una aspirante, claro que después del caso de “cum fraude” y otros varios políticos, nada en este aspecto nos coge por sorpresa.

Los hubo que abogaron por subir los impuestos. Indudablemente si hace falta dinero, de algún sitio tiene que salir. Nosotros les hacemos una contrapropuesta. Empiecen por bajarse ustedes sus, en su mayor parte, inmerecidos sueldos; cesen a sus asesores innecesarios, la mayoría. Dejen de financiar a asociaciones y chiringuitos, que nos sirven para nada, tan solo para hacer propaganda a su favor. Cierren totalmente el grifo de las subvenciones, que en su mayor parte es dinero tirado; sabido que las hay que nunca justifican el empleo de lo recibido, aunque tienen obligación legal de hacerlo.

Apostamos que con estas medidas y algunas otras similares, en nuestra nación sobre el dinero para todo sin aumentar la presión fiscal. Lo que tenemos claro es que no quieren dejar sin pasta a personas y entidades cuyo verdadero objetivo es  pelotearlos descaradamente, al tiempo que subir los impuestos a los ricos y no tan ricos, es muy vistoso cara a la galería, muy democrático, aunque los que piden viven actualmente como nunca se había imaginado.

También nos ha chocado la feliz ocurrencia de una ministra, que demuestra no tener cosas importantes que hacer, lógico, un ministerio como el suyo no existe en ningún país europeo. Nos ha dado lecciones del llamado leguaje inclusivo que quieren imponer, hablando de niños, niñas y niñes,  también  de hijos, hijas e hijes. Para seguir en esa senda le recomendamos que repase un poco el diccionario. Según el mismo,  un necio o estúpido es un gilipollas. Dado que esta palabra es femenina, por la terminación “as”, y no solo se aplica al género femenino, le recomendamos, para no ofender a sus seguidoras ferminazis, invente la palabra “gilipollos” cuando se refiera al género masculino, aunque también puede usar “gilipolles” indistintamente, pues abundan por todos los lados. No nos agradezca la indicación, solo tratamos de colaborar.

Rafael López Charques

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído