Madrid dará a PSOE y Podemos una lección que jamás olvidarán

Alfonso Rojo: «Este 4-M, lo que más joda a Pedro Sánchez»

Yo tengo muy claro cómo hay que votar este 4-M.

Este martes, a la hora de elegir papeleta, los madrileños deben optar por lo que más joda a Pedro Sánchez.

Con la seguridad, contrastada tras ver su comportamiento en Murcia, donde han entregado la alcaldía a PSOE y Podemos, de que respaldar a Ciudadanos es tirar el voto o entregarlo -por la puerta de atrás- a los que mandan ‘matones a sueldo’ a agredir a los asistentes a un mitin legal, pactan con los proetarras de Bildu y miman a los golpistas catalanes, sólo restan dos alternativas: Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio.

Inclínense por la que quieran y tengan presente que tenemos en nuestra mano, en estas elecciones autonómicas, la oportunidad de dar una patada en la boca a Sánchez y a sus compinches.

Cuando más luminosa sea la victoria del centroderecha y más doloroso el batazo de la izquierda, mayores son las probabilidades de que cambie el curso de legislatura y se acelere el fin de esta panda.

Cuando Sánchez aterrizó en La Moncloa de la mano de Podemos, los herederos de ETA y los golpistas catalanes, se puso como objetivo reconquistar Madrid.

Y ordenó a Ivan Redondo, sus ministros, medios de comunicación cautivos y tertulianos de la ‘Brunete Pedrete, poner en marcha todo tipo de maniobras, argucias y trapacerías para echar al PP de la Puerta del Sol.

El último episodio de ese pringoso “sea como sea y cueste lo que cueste”, con el que Sánchez rubricó sus instrucciones, lo acabamos de sufrir.

Fue el propio Pablo Iglesias, el mismo que se agarraba lloroso a la manita de Angels Barceló pidiéndole en la Cadena SER que le protegiera de Rocío Monasterio, quien despachó a sus matones personales, a agredir en Vallecas a los asistentes al mitin de Santiago Abascal.

Siendo eso grave, lo tremendo es que el Gobierno Sánchez en general y el ministro Marlaska en particular, lo sabían y lo ocultaron, mientras lagrimeaban diciendo que se sentían amenazados y que había que montar un ‘cordón sanitario’ en torno a VOX

Seis días antes de que Gabilondo se girara hacia Iglesias y le susurrara con voz de cura en Telemadrid aquello de «Pablo, tenemos 12 días para ganar», habían sido arrestados dos empleados del del moño, como apalizadores de policías durante las agresiones de Vallecas.

Ocho días antes de que el del moño se hiciera el ofendido y se levantara histérico del debate en la SER, cuando Monasterio puso en duda su credibilidad, dos de sus sicarios estaban detenidos como autores de actos de extrema violencia contra VOX y contra la Policía.

Nueve días antes de que la directora de la Guardia Civil participara en un mitin del PSOE proclamando que «nunca nadie en este país debe pasar miedo ni estar amedrentado por amenazas», la paisana sabía que dos subalternos de Iglesias, jefe del partido con el que comparte Gobierno, estaban en el calabozo por atacar a pedradas, puñetazos y patadas a miembros de las Fuerzas del Orden.

También estaba al tanto y con detalle Marlaska, cuando calificó al PP de ‘organización criminal’ y ordenó que se reforzase, a cuenta del contribuyente, su seguridad y la de Iglesias.

Por todo eso y porque lo vamos a pasar muy bien y nos vamos a reír si se cumple lo que pronostican las encuestas, hay que ir a votar en masa este 4-M y llevarse a hacerlo a toda la familia.

Démosles esta panda de misaerables una buena lección.

¡A por ellos, que son pocos y cobardes!

ALFONSO ROJO

Te puede interesar

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído