QUE TROPA

Molt honorable organizacion (lease organisasiò) criminal

A los cuatro días de confesar sus delitos, en julio de 2014, la Generalitat le quitó el despacho que tenía como ex presidente en el Paseo de Gracia

Molt honorable organizacion (lease organisasiò) criminal
El Clan Pujol, la corrupción y el silencio y la complicidad del separatismo catalán. PD

¡Por fin! la sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado el procesamiento de los miembros de la familia Pujol Ferrusola, el Molt honorable clan catalán, que irá a juicio por delitos de organización criminal o asociación ilícita, blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y falsedad documental.

De los indicios recabados se desprende –señala la Sala- una actuación claramente concertada de todos los integrantes de la familia, que consistía en abrir y cerrar cuentas bancarias en el extranjero y mover fondos entre ellas, en lo que apunta a una estrategia orientada a ocultar el origen de los fondos que, de acuerdo con la instrucción, conectan con determinadas decisiones en la administración pública catalana cuando su máximo exponente y jefe del clan,  Jordi Pujol i Soley, ejercía el cargo de Molt Honorable President de la Generalitat.

“Nos encontramos ante una asociación ilícita inicialmente y una organización criminal con posterioridad y no ante meros partícipes a título lucrativo”, señalan los magistrados en sus auto, tras analizar los hechos que reseñó el juez instructor José de la Mata y que definen el papel que jugó cada miembro de la familia en los 23 años que Pujol Gobernó Cataluña.

A los cuatro días de confesar sus delitos, en julio de 2014, la Generalitat le quitó el despacho que tenía como ex presidente en el Paseo de Gracia, de Barcelona, y el interfecto renunció a los cargos honoríficos en Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y a sus privilegios derivados de su condición de ex presidente, incluido el trato protocolario de Molt honorable. Dicho tratamiento, incluido sus estipendios públicos, lo siguen ostentando otros ex presidentes de Cataluña de la última hornada, todos  condenados por diversos delitos, procesados por otros y uno huido de la Justicia: Artur Mas i Gavarró, Carles Puigdemont i Casamajó y Joaquim Torra i Pla. Lo utilizan ellos y sus adeptos con bizarra insistencia porque la prostitución de los conceptos es tan rutinaria en Cataluña que ya ni escandaliza.

Así, ERC, JxCat, la CUP y ECP-PEC, con el PSC-PSOE de Pilatos, quieren convertir el Parlamento de Cataluña en un “espacio libre del discurso de odio y la discriminación” para que el grupo parlamentario de Vox (11 diputados, la cuarta fuerza tras PSC-PSOE, ERC y JxCat) no pueda hablar. Para esos mastuerzos los representantes del pueblo no lo deciden los ciudadanos con su voto libre y secreto en elecciones democráticas sino ellos en virtud de su pedigrí independentista de mamandurria, cargo y odio a España y lo español.

En consecuencia, solo ellos son los que deciden qué es odio y qué no lo es y en virtud de ello quién puede y quién no puede hablar en el parlamento catalán, ese oasis de paz y tolerancia, en donde todos aman lo español y lo defienden a capa y espada. No contentos con mandar a la buhardilla al grupo parlamentario de Vox, donde probablemente esté mejor instalado y libre del virus xenófobo que anida en la planta noble, los vitriólicos independentistas quieren silenciarle, pero no han caído en la cuenta de que los legítimos representantes de 217.883 catalanes van a instalar altavoces en el tejado para, como hace el muecín, convocar de viva voz a los ciudadanos y de paso trasmitir sus discursos y declaraciones en Streaming por Internet.

Que se preparen los disgregadores, fracturadores, odiadores, racistas y miserables independentistas que además han negado la vacuna contra el Covid-19 a 7.000 mil policías nacionales y guardias civiles que trabajan en Cataluña, mientras Pedro Sánchez Perez- Castejón, el PSOE y el PSC-PSOE, con Miquel Iceta i Llorens, ¡Ministro de Política Territorial y Función Pública, para más inri!, justificaron sumisamente la marginación sectaria de la Generalitat catalana a los servidores del Estado.

Como en tantas otras veces, ha tenido que ser un juez, ¡bendito poder judicial independiente y democrático!, el que ha puesto las cosas en su sitio y dado la orden al miserable de las jeringuillas para que estén todos vacunados en un plazo máximo de 10 días. ¡Olé!

Otro 155 llegará pronto para quedarse porque la historia ha demostrado hasta la saciedad que a los independentistas catalanes solo se les gana haciéndoles frente, que es cuando huyen, se cagan patas abajo y vuelven a la carrera con el saludo franquista y la baba colgando.

JORGE DEL CORRAL Y DIEZ DEL CORRAL

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Jorge del Corral

Hijo, hermano y padre de periodistas, estudió periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Ha trabajado en cabeceras destacadas como ABC y Ya. Fue uno de los fundadores de Antena 3 TV. Miembro fundador de la Asociación de Periodistas Europeos (APE) y del Grupo Crónica, creador de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV) y fundador de la Unión de Televisiones Comerciales (UTECA). Un histórico de la agencia EFE, donde fue subdirector y corresponsal en Roma.

Lo más leído