LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «Con la Iglesia y este Papa antiespañol hemos topado»

Hay caza menor y caza mayor, y la pieza a la que casi con dolor voy a disparar hoy es un bicho enorme, de cuidado.

Hay pocas expresiones tan españolas como esa de ‘con la Iglesia hemos topado’.

Viene de un pasaje de Don Quijote de la Mancha y se usa para expresar lo inconveniente de que en los asuntos propios se mezclen los obispos o los curas y por extensión, de cualquier autoridad eclesiástica.

Con la Iglesia topamos los españoles en el País Vasco, cuando monseñor Setién, afortunadamente ya en el infierno, y muchos de su cuerda, apoyaban el crimen, la extorsión y el espanto de ETA.

Y con la Iglesia estamos topando en Cataluña, en forma de obispo, de monje y hasta de simple párroco.

Hace poco más de dos meses que el secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Argüello, se erigió como el portavoz de todos los obispos españoles para confirmar que la Iglesia española está a favor de los infames indultos concedidos por Sánchez a los golpistas catalanes.

Y lo hizo argumentando que hay que abandonar las «actitudes inamovibles» para generar «un clima de amistad civil y de fraternidad».

Con un lenguaje igual de alambicado, este 1 de septiembre de 2021, el argentino Jorge Mario Bergoglio, Sumo Pontífice de la Iglesia Católica desde el 13 de marzo de 2013, con el nombre de Papa Francisco, nos ha insultado a todos los españoles.

Lo ha hecho durante una larga entrevista con Carlos Herrera, en la que hablo de su salud y hasta de Messi, pero lo único relevante que ha dejado para las hemerotecas es esa ponzoñosa frase de:

“Yo no sé si España está reconciliada con su propia Historia, sobre todo con la del siglo pasado”.

No puede el Papa alegar ignorancia, porque es un tipo informado, culto y al que el propio Herrera, in situ, recordó que los españoles dieron ejemplo al mundo -incluyendo a la Argentina- reconciliándose en 1976, pasando página, aceptando a todos, al margen de bandos y colores de camisa, incluido el comunista Carrillo y los que habían asesinado en nombre de ETA. Que por cierto lo agradecieron volviendo a asesinar y con más saña que nunca.

No hay margen para la interpretación o los matices.

El Papa Francisco hace tiempo que se alinea con los guerracivilistas, con los que sueñan con dinamitar la Cruz del Valle de los Caídos y siguen anclados en un conflicto fratricida librado hace más de 80 años.

No sé muy bien la razón, aunque algo tendrá que ver su alma montonera y y cierta chulería porteña.

No es la primera vez que suelta algo así.

Hace un par de años, en un vuelo hacia Abu Dhabi, cuando le preguntó una corresponsal española que cuándo preveía viajar a España, le contestó huraño: “primero tienen que ponerse ustedes de acuerdo”.

Ingenuo de mi pensé en un primer momento que se refería al procés independentista catalán, pero ahora que creo que el asunto va más lejos y es más profundo.

Alimenta un un odio cerval a España, que ni se molesta en disimular.

Le caemos mal los españoles. Y unos peor que otros.

No sé si han reparado en que la entrevista con Carlos Herrera, que ha tardado más de 8 años en ser recibido en el Vaticano, es la segunda que concede Bergoglio.

Antes, hace un par de años, a quien agasajó con su gracia a Jordi Evole.

En otras palabras, que el Papa eligió a La Sexta de Ferreras, Sánchez y Podemos, mucho antes que a la COPE de los obispos y cardenales.

En los ocho años y medio que lleva en el cargo, este funesto Pontífice argentino ha visitado 53 país y no ha encontrado ni dos días para venir a España.

Como nos pasa con el presidente Sánchez, el Papa no nos merece.

¡Qué le den!

Los vídeos más vistos