LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «Si el PP pica y pacta con el PSOE, se suicida»

Como ya deben estar enterados, en Barcelona, con apoyo de los socialistas, han eliminado la calle en honor de los Reyes Católicos, porque les deben parecer franquistas y, sobre todo, sospechosamente españoles.

No me consuela ver que en México quitan la estatua de Colón, como ya hicieron en muchos sitios de Estados Unidos y hasta en Colombia sopesan cambiarle el nombre al país.

La bautizarán ‘Idiocia’, porque idiotas hay por todos lados.

Y la prueba es que aquí sufrimos un Gobierno de coalición social-comunista, multitudinario e inepto, presidido por el peor presidente que ha tenido España en muchas décadas, dedicado ahora a asaltar el Poder Judicial y frente a eso no se produce la mínima reacción ciudadana.

Está el personal inquieto por la subida constante y desaforada del precio de la luz, pero ni pestañea ante las últimas maniobras de Sánchez, como no lo hizo cuando decidió indultar a los golpistas catalanes o abrazarse a los proetarras vascos

Da la impresión de que la gente se centra sólo en la supervivencia, en llegar a fin de mes, sin mirar más allá de sus narices o sus bolsillos.

Y eso es preocupante, porque Sánchez y sus compinches –en la estela que marcó el inefable Zapatero- son capaces de cualquier cosa y buen ejemplo de ello son la denominada ley de memoria democrática o la nueva ley de educación, que atentan contra derechos fundamentales como son la libertad de pensamiento, de expresión o enseñanza.

Vamos a ver en que concluye todo, con la esperanza que haya pronto elecciones generales y podamos mandar a estos facinerosos a casa, pero mientras tanto, el juego sigue.

Y lo último de Pedro Sánchez ha sido recurrir al timo de la estampita, para tratar de convencer a Pablo Casado de que acceda a la renovación del CGPJ a gusto del PSOE, con la promesa de que después modificará la ley facilitando que en el futuro los jueces elijan a los jueces, como ahora reclama el PP.

La trampa consiste en renovar primero y, luego, sentarse a estudiar los escenarios.

En otras palabras, que Casado haga un acto de fe y confíe en la palabra de Sánchez.

Para partirse la caja de risa si no fuera tan grave el asunto.

Si el PP pica y pacta con el PSOE, se suicida.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído