Del salario que también recibió León Trotski...

El salario de los siervos del diablo

De su amo el diablo, hablaremos mañana más despacio

La horca
La horca. PD

De Stalin no merezco nada más que gratitud por mi leal servicio, de Dios merezco el más severo castigo por haber violado sus mandamientos miles de veces. Ahora mira dónde estoy y juzga si existe un Dios o no…”

Con estas palabras se despedía de la vida terrenal, Génrij Yagoda, el que fuera durante años el jefe de la policía secreta de Stalin y brazo ejecutor de sus numerosos crímenes. El dictador rojo pagó la lealtad de su servil sicario, acusándolo de alta traición y ordenando su ejecución.

Según Trotski, entre los numerosos asesinatos que realizó Yagoda siguiendo instrucciones de Stalin, estaría el del envenenamiento del propio Lenin.

Pero del salario que también recibió León Trotski, de su amo el diablo, hablaremos mañana más despacio.

Por hoy me quedo con las didácticas palabras del exjefe de la policía de Stalin: “DE STALIN NO MEREZCO NADA MÁS QUE GRATITUD POR MI LEAL SERVICIO; DE DIOS MEREZCO EL MÁS SEVERO CASTIGO POR HABER VIOLADO SUS MANDAMIENTOS MILES DE VECES. AHORA MIRA DÓNDE ESTOY Y JUZGA SI EXISTE UN DIOS O NO…”

¡Amén!

Y hablando del diablo y sus secuacess mediáticos…

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Gil-Terrón Puchades

Antonio Gil-Terrón Puchades (Valencia 1954), poeta, articulista, y ensayista. En la década de los 90 fue columnista de opinión del diario LEVANTE, el periódico LAS PROVINCIAS, y crítico literario de la revista NIGHT. En 1994 le fue concedido el 1º Premio Nacional de Prensa Escrita “Círculo Ahumada”. Ha sido presidente durante más de diez años de la emisora “Inter Valencia Radio 97.7 FM”, y del grupo multimedia de la revista Economía 3. Tiene publicados ocho libros, y ha colaborado en seis. Actualmente escribe en Periodista Digital.

Lo más leído