El modelo de televisión pública puesto en práctica por Zapatero ha resultado un fracaso

TVE se ha quedado sin publicidad y sin saber qué hacer

Sigue sin resolver el complicado problema de la financiación

TVE se ha quedado sin publicidad y sin saber qué hacer
Cámaras, camarografos, reporteros y televisión. EP

Quedan muchos resabios de tiempos anteriores, de manera que la televisión pública se resiste a competir en las debidas condiciones de igualdad

En términos objetivos, el modelo de televisión pública puesto en práctica por Zapatero ha resultado un estrepitoso fracaso.

No han desaparecido las sospechas de parcialidad ni se ha cumplido el objetivo de mantener una oferta de calidad según los modelos -a veces idealizados- de otros países, ni se ha puesto coto al desenfrenado gasto, muchas veces sin control.

Quedan muchos resabios de tiempos anteriores, de manera que la televisión pública se resiste a competir en las debidas condiciones de igualdad.

Tampoco parece que el Consejo sea un buen ejemplo de eficacia en el ejercicio de sus funciones. La sensación que deja esta etapa es de tiempo perdido.

Tras la asunción por parte del Estado de un déficit de unos 7.500 millones de euros, el primer año de TVE sin publicidad se ha saldado con unos números rojos de 47,1 millones.

El modelo de financiación mixta, sostenido por las aportaciones públicas y por unas tasas denunciadas por la Comisión Europea ante el Tribunal de Luxemburgo, ha demostrado su ineficacia en el primer asalto.

Los más activos en defensa de la vuelta de publicidad a TVE son, como parece lógico, los anunciantes. La Asociación Española de Anunciantes (AEA) ha ofrecido en repetidas ocasiones su colaboración para ayudar a financiar la Corporación.

Según la AEA:

«Lo que está pasando es la consecuencia de haber tomado en el pasado una medida apresurada e irreflexiva. La publicidad no debería haber desaparecido jamás de TVE. No debe de ser considerada un problema, sino parte de la solución».

En el lado contrario, Uteca (Unión de Televisiones Comerciales Asociadas), que agrupa a las televisiones privadas, despedía el pasado 10 de marzo a Ignacio Echevarría como presidente y hacía balance de un periodo en el que, según la asociación, la industria audiovisual española se había «homologado con sus pares en Europa».

«El último y más importante de los cambios ha sido la retirada de la publicidad de TVE, un proyecto largamente exigido por las cadenas privadas para evitar la competencia desleal que distorsionaba el mercado».

Lo cierto es que en Europa no abunda el caso español, que imita el modelo de la BBC en el Reino Unido (donde los espectadores pagan un canon anual) y, sobre todo, el francés, que acabó por superarse. En Francia quitaron la publicidad gradualmente, no de la noche a la mañana.

 

 

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído