ANÁLISIS

RTVE: Una tele controlada por los comunistas y pagada con nuestros impuestos

RTVE: Una tele controlada por los comunistas y pagada con nuestros impuestos
Televisor, televisión, share y audiencia. TV

Ser vicepresidente y controlar TVE. Esas eran las dos exigencias que Pablo Iglesias le planteó en enero de 2016 a Pedro Sánchez, como parte de un posible acuerdo de investidura para que el socialista llegara a La Moncloa (¿Dónde está Ana Pastor clamando a gritos por los purgados de RTVE como lo hacía cuando la purgaron a ella?).

Sin embargo, el pacto no se materializó y las aspiraciones de Iglesias se truncaron. Dos años después, el líder de Podemos se ha encontrado de sopetón con una nueva oportunidad de conseguir sus dos objetivos primigenios (Pedrojota aplaude la purga soviética en TVE y a cambio le premian con un puesto de tertuliano con ‘El Lechero’ Fortes).

El primero, de facto, ya lo ha logrado «cogobernando desde el Parlamento». Y el segundo, a tenor de la situación que se vive en estos momentos en TVE, también.

La purga stalinista puesta en marcha por la provisional Rosa María Mateo no ha hecho más que enervar y enrarecer todavía más el ya de por sí irrespirable ambiente en el Ente público.

Los ‘viernes negros’, que buscaban una TVE más plural y acabar con la supuesta manipulación por parte de los directivos impuestos por el PP, ha desembocado en una caza de brujas digna del comisario Lavrenti Beria.

El revanchismo se ha apoderado de los pasillos de la sede de la calle O’Donnell, con frases como la que pudo escuchar el pasado martes el secretario general del PP, Teodoro García:

«Ahora la dirección somos nosotros [por el PSOE o más bien por Podemos]».

Pedro Sánchez ha cedido a las exigencias del dueño del casoplón en Galapagar, pensando quizá que la mayoría de la plantilla de la ‘nueva’ RTVE seguía siendo fiel al puño y la rosa. Sin embargo, el líder del PSOE se equivoca.

La pluralidad que demandaban los ‘camisetas negras’ sigue brillando por su ausencia, no hay más que ver los resúmenes de prensa que se realizan en programas informativos, que obvian a medios que no son de la cuerda de los nuevos comisarios políticos pese a que, por audiencia, deberían estar reflejados.

Los que antes guardaban la fidelidad más absoluta a los socialistas se han ido podemizando y ahora están encantados con el nuevo rumbo que ha tomado la tele pública. TVE ha pasado a estar controlada por comunistas, eso sí, sin jugarse ni un euro porque en este caso pagamos todos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído