GENTE DE LA TELE

Risto Mejide: Telefascismo para salvar una audiencia ruinosa

Risto Mejide: Telefascismo para salvar una audiencia ruinosa
Risto Mejide ataca a Eduardo Inda. EP

El histérico Risto Mejide está desesperado (Risto Mejide: Telefascismo para salvar una audiencia ruinosa).

Las cuotas de pantalla que está haciendo su programa Todo es mentira, emitido en Cuatro, son ruinosas y están por debajo de la media que suelen hacer otros formatos de Mediaset (El miserable ataque de Risto Mejide a Alfonso Rojo y Eduardo Inda: «Solo saben hablar de la mierda»).

Por lo tanto, y así son de tozudas las reglas televisivas, que la cadena suprima el espacio donde el publicista se luce rodeado de su tropel de bufones es sólo cuestión de tiempo (Los esbirros de Risto, sin Risto, no rebajan tensión y se cachondean de haberle metido a Inda con una cámara en Mediaset).

El ego de Mejide, que siempre ha sido un presuntuoso showman escondido tras unas gafas de sol, se niega al fracaso y, por ello, haciendo gala de una vileza mayúscula, ha puesto a Eduardo Inda en la diana durante los últimos días (El programa de Risto termina por agredir literalmente a Eduardo Inda con una cámara en los pasillos de Mediaset).

El primer intento para atacar al director de OKdiario fue intentar desmontar la exclusiva -apuntalada de manera férrea con documentación que así lo acreditaba- sobre la ilegalidad de la parcela sobre la que está levantado el casoplón de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar. Evidentemente no lo consiguió.

El consejero de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, admitiendo la irregularidad de la vivienda de la pareja podemita, dio un nuevo espaldarazo a la veracidad de la información.

No obstante, y esto resultaba imposible de predecir, Mejide, arrastrado por el sabor amargo de la frustración tras sus inertes propósitos de difamar a este periódico y a su director, ha cruzado una línea que jamás se debería traspasar: el uso de la violencia.

Este 18 de enero de 2019 Inda ha sido agredido en el cuello por uno de los cámaras de Todo es mentira hasta hacerle caer al suelo cuando el periodista accedía a las instalaciones de Telecinco para participar en El programa de Ana Rosa.

A su llegada a los estudios de televisión, una redactora y una operadora de cámara del programa del publicista han perseguido a Inda por los pasillos con un solo propósito: provocarle para intentar conseguir insuflar oxigeno a un espacio televisivo agónico.

Sin embargo, teniendo sobre la mesa las cifras de audiencia registradas, ni siquiera el humor zafio, las mentiras, la manipulación de la información y la violencia gratuita van a salvar al programa del deceso.

Es posible que la onda expansiva de la agresión a Inda pueda ser usada de manera impúdica por Mejide durante unos días, quizá durante unas semanas, pero el acta de defunción de Todo es mentira ya está rubricada y la única firma que lleva es la mediocridad de un publicista que vive de parasitar a los demás.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído