"En España con 500 euros no se puede vivir y en México sí"

Santiago Niño Becerra: «El problema de España es que no hay de demanda de trabajo»

"Poco importa que se rebajen las condiciones de trabajo..."

Santiago Niño Becerra: "El problema de España es que no hay de demanda de trabajo"
Niño Becerra. PD

"¿Es mejor pasar hambre o emigrar que admitir que en zonas de España con desempleo del 40% se puedan asentar multinacionales que den trabajo en condiciones laborales de seguridad pero con sueldos de 500 euros, por poner un ejemplo?

La falta de demanda de trabajo es hoy el mayor problema del mercado laboral español, y es algo que no se arregla ni con leyes ni tan siquiera con una rebaja en las condiciones laborales, según apunta el economista Santiago Niño Becerra.

Así se manifiesta en relación a un correo que recibió hace unos días de una de sus lectoras y que detalla en su blog de La Carta de la Bolsa.

En el mismo, la citada lectora le explica como muchas empresas de su zona de residencia, fabricantes de componentes de automóviles, componentes de aviones, electrodomésticos, etc. se deslocalizan y siguen en la actualidad ampliando la carga de trabajo en países como México o India, porque los costes salariales siguen siendo más baratos que en España.

«No defiendo la precarización del trabajo, pero cuando los españoles llenan los comedores de Cáritas y pasan hambre o directamente emigran a países como el citado México para trabajar en esas condiciones de trabajo que aquí rechazamos, algo no cuadra».

«¿Es mejor pasar hambre o emigrar que admitir que en zonas de España con desempleo del 40% se puedan asentar multinacionales que den trabajo en condiciones laborales de seguridad pero con sueldos de 500 euros, por poner un ejemplo?. ¿Llegaremos a esto o tendremos que optar por la emigración y el hambre?».

Ante todas estas cuestiones, Niño Becerra responde:

  «El problema es que en España con 500 euros no se puede vivir y en México sí, al margen de que en México la población está dispuesta a soportar condiciones y situaciones que aquí ni siquiera lo permite la legislación».

El economista prosigue que lo que su lectora apunta es algo que institucionalizó la legislación alemana con los minijobs y lo oficializó recientemente el Premier británico cuando apuntó que cualquier empleo es mejor que ningún empleo.

«Lo que sucede es que esa es una senda que se sabe dónde empieza y no se sabe dónde acaba: siempre encontrará alguien en alguna parte que por algún motivo esté dispuesto a aceptar unas condiciones más degradadas, y más cuanto más se abarate la tecnología y más fácil sea esa tecnología de utilizar».

«España puede ser hoy el México de Europa, pero sólo hasta que los desempleados del norte acepten la degradación de sus condiciones de trabajo en esa subasta a la baja».

La falta de demanda

Con todo, Becerra plantea que el problema no es de precio del trabajo, sino de defecto de demanda de trabajo en relación a la oferta existente, «y esa situación va a peor porque la tendencia apunta a que la oferta de trabajo vaya al alza».

En el siglo XIX se dio en Europa una situación en parte parecida, la salida fue la emigración a América. La diferencia es que entonces en América todo estaba por desarrollar y hoy no sucede tal cosa, escribe.

«Es interesante lo que apunta, señala, en el sentido de que se está produciendo emigración a México de españoles para trabajar en puestos de trabajo que ocuparían mexicanos, evidentemente con condiciones laborales mexicanas».

Es, en opinión del economista, en otro orden de cosas, lo que sucede con los españoles que emigran al Reino Unido para trabajar como camareros.

«Se deduce que tanto en un país como en otro pueden vivir con los ingresos que obtienen pero no aquí con los que obtendrían, o no al menos a medio plazo».

«Insisto: el problema es de falta de demanda de trabajo, y eso no se arregla ni con leyes ni con rebajas en las condiciones de trabajo».

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído