LAS COSAS DEL GOBIERNO DEL PSOE

El socialista Pedro Sánchez gasta lo que no tiene y pagaremos la factura los atribulados españoles

El presidente abre las 'puertas giratorias' en empresas públicas y coloca a hombres de su confianza al frente de compañías estratégicas españolas

El socialista Pedro Sánchez gasta lo que no tiene y pagaremos la factura los atribulados españoles
Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, a su llegada al concierto de la banda estadounidense "The Killers" en el Festival Internacional de Benicasim EF

El Gobierno eleva el techo de gasto de 2019 en 5.230 millones, su mayor alza desde 2014

Una de las cosas que quedó meridianamente clara tras la última crisis es que ningún gobierno debería volver a frivolizar con el gasto público, y que es preferible aprovechar las épocas de bonanza para hacer reformas y construir reservas con las que tener margen de maniobra cuando la situación no sea tan favorable (Ciudadanos le hace un traje al ‘posturas’ Pedro Sánchez: 50 tuits valen más que mil palabras).

En su todavía corta trayectoria, el nuevo Gobierno ha tomado dos decisiones estratégicas que contradicen esta experiencia y que van en dirección contraria a las reglas de gobernanza de la zona euro (El progre Juan José Millás hace fosfatina a Pedro Sánchez destapando su falsedad).

La primera ha sido la de incrementar el objetivo de déficit este año y la segunda, ayer mismo, aumentar el límite de gasto en 2019 hasta el 4,4 por ciento, cifra que representa un cambio radical en la tendencia de las cuentas públicas en los últimos años.

Para colmo, el propio Ejecutivo socialista ha corregido a la baja las perspectivas de crecimiento en 2020 y 2021, de modo que da por hecho que este volantazo no tendrá efectos significativos o que estos no serán tan positivos para la economía como cabría esperar.

La única explicación es que el presidente socialista, Pedro Sánchez, es cautivo de sus compromisos con las fuerzas que lo han llevado a La Moncloa y que está dispuesto a pagar el peaje que le exige Podemos, aunque sea con el dinero de todos los españoles y a sabiendas de que es lo contrario de lo que, por pura responsabilidad, debe hacer.

La Administración tiene ahora un margen de más de 6.000 millones en un año electoral, es decir, para intentar engatusar y entrampar otra vez a los españoles, a los que oculta deliberadamente que todo gasto tiene que estar respaldado por un ingreso y que eso significa más impuestos o más deuda.

Está visto que, para intentar prolongar su estancia en La Moncloa, Sánchez no escatimará gastos. Con intereses de todo tipo, la factura la pagaremos más tarde.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído