PERIODISTAS, POLÍTICOS Y PLUMEROS

Juan Luis Cebrián: «Leyendo la tesis de Sánchez he tenido que luchar contra el bostezo»

"Si para superar insuficiencias están dispuestos incluso al plagio, mejor copien a Cervantes que al BOE"

Juan Luis Cebrián: "Leyendo la tesis de Sánchez he tenido que luchar contra el bostezo"
Juan Luis Cebrian (Grupo PRISA) y Pedro Sánchez (PSOE). EP

Políticos y legisladores agotan las horas en peleas que nada tienen que ver con los problemas que nos acucian

No es concebible que Juan Luis Cebrián dispare contra ‘El País’, porque sería como atentar contra su criatura, pero llama la atención que marque tantas diferencias y en un tema tan delicado para los progres (Ussía compara a Maraña con las gallinas por su silencio ante la tesis de Sánchez: «Su ideología es un muro de lealtades»).

El presidente de honor de El País, y hasta hace poco hombre fuerte de PRISA, dedicaba este 17 de septiembre de 2018 un artículo a los problemas sobre la tesis doctoral de Pedro Sánchez y los otros escándalos universitarios de actualidad (Las 6 pruebas de que Pedro Sánchez plagió su tesis doctoral).

Bajo el título ‘Master and Commander’, Cebrián reflexiona sobre las mentiras de los políticos y lo hace marcando cierta distancia y quitando hierro:

«Si todo aquel que engaña en la tribuna de las Cortes tuviera que dimitir, el hemiciclo se quedaría medio vacío, y no son las falacias sobre sus estudios las más abultadas ni graves que han pronunciado nuestros líderes».

Así, el de PRISA no se muestra tan preocupado por si Sánchez ha plagiado o no buena parte de su tesis, sino por la baja calidad de esta:

«Todo el mundo se preocupa de demostrar si el presidente del Gobierno plagió o no, si hay un 13% o un 17% de citas textuales no atribuidas en su obra, cuando lo que resulta mucho más revelador es lo que esta dice, aunque no lo haya copiado. He tenido que luchar contra el bostezo durante horas para leer el tocho de 323 páginas de Pedro Sánchez Pérez-Castejón».

Hay que reconocerle a Cebrián que él consigue también despertar bostezos en textos mucho más cortos como este mismo artículo, en el que probablemente lo mejor es su demoledora crítica de fondo al contenido de la tesis:

«En las conclusiones finales, fruto de un año de esfuerzo del autor, se llega felizmente a una nueva definición de lo que es la diplomacia económica: ‘Las acciones emprendidas por el conjunto de actores que conforman el Estado para lograr sus intereses económicos en los mercados mundiales’. No creo que haga historia esta aportación científica de la tan publicitada tesis, pero es útil para calibrar el pensamiento y la calidad intelectual de quien la firma».

Sorprendentemente, o quizá no, Cebrián acaba pidiendo al Gobierno que llame «al veredicto de las urnas» advirtiendo de que «mejor sería percibir los daños colaterales de su gestión y tratar de atajarlos» con esa convocatoria electoral.

«Alguien del equipo del presidente debería advertirle sobre los destrozos que el poder causa en quien lo ejerce».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído