ANALISIS

El ‘okupa’ Pedro Sánchez y el expolio fiscal de los atolondrados PSOE y Podemos

El 'okupa' Pedro Sánchez y el expolio fiscal de los atolondrados PSOE y Podemos
Impuestos, tasas y declaración de la renta. PT

LA moderación fiscal de la que hacen gala los partidos del centro-derecha en vísperas de las elecciones generales contrasta con las fuertes subidas de impuestos que propone la izquierda, con PSOE y Podemos a la cabeza, a pesar de que dicha estrategia no solo acabará empobreciendo al conjunto de los españoles, sino que dañará el crecimiento y el empleo, con la consiguiente pérdida de recaudación.

La eliminación definitiva del Impuesto de Sucesiones y Donaciones que anunció ayer el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, constituye un buen ejemplo de las diferencias que mantienen unos y otros en materia tributaria.

La Junta aprobará la próxima semana el decreto que bonificará al 99 por ciento las herencias superiores al millón de euros, lo cual, unido a la exención que ya disfrutan los legados de inferior cuantía, supondrá la supresión de este impuesto entre cónyuges, hijos, nietos y padres. Aunque su impacto recaudatorio será reducido, con un ahorro de apenas 38 millones al año, implica un cambio trascendental.

Hace apenas dos años, heredar en Andalucía era unas cien veces más caro que en Madrid, hasta el punto de llevar a la ruina a miles de humildes herederos que no podían hacer frente a la elevada factura impuesta por el PSOE, al tiempo que producía una intensa fuga de capitales para evitar este expolio, mermando así la capacidad de este tributo para generar ingresos.

Pero Cs y el PP han apostado por una sustancial rebaja que, al igual que ha sucedido en Madrid, frenará el éxodo fiscal y atraerá inversiones, de modo que las arcas públicas se verán beneficiadas. Esta particular doctrina se puede extender a toda la política tributaria.

Mientras que el PP de Pablo Casado apuesta por una «revolución fiscal» para potenciar la generación de riqueza -consistente en reducir el IRPF y Sociedades, eliminando, además, Sucesiones, Patrimonio y los impuestos sobre el ahorro que se destine a la jubilación-, la izquierda pretende todo lo contrario.

A las políticas expropiatorias de Podemos, sustentadas sobre un ataque a la propiedad privada y la economía de mercado, se suman las subidas de impuestos que incluye el programa electoral del PSOE con la excusa de disparar el gasto público.

En total, más de 60.000 millones de euros para converger de forma paulatina con el nivel de recaudación de la UE. Y todo ello, bajo el falaz argumento de que lo pagarán los ricos.

El engaño de Pedro Sánchez no puede ser mayor. En primer lugar, porque tales incrementos recaerán sobre la sufrida clase media, que es donde se sitúa el grueso de los contribuyentes.

Y, en segundo término, porque la clave para elevar la recaudación no es asfixiar al sector privado con nuevas cargas, sino ampliar las bases imponibles mediante la creación de empleo, el crecimiento de las empresas y el aumento de la productividad.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído