Aguirre no rechaza mirarse en el espejo de Margaret Thatcher

El lío del Montepío

Lo que está en juego es nada menos que la primacía en el liderazgo del PP

Gallardón es el Alcibiádes de la derecha española, un político cargado de futuro al que, paradójicamente, mima la izquierda y rechaza el ala más montaraz de su propia familia política

Visto desde fuera, el enfrentamiento por el control de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid (Cajamadrid), entre el alcalde de la capital (Alberto Ruiz Gallardón) y la presidenta de la Comunidad (Esperanza Aguirre ) puede parecer un simple pulso político en el que juega un papel determinante la vanidad: saber quién manda en el PP de Madrid.

Pero no es así. Lo que está en juego es nada menos que la primacía en el liderazgo alternativo a Mariano Rajoy al frente del Partido Popular.

Cuando el fiel escudero de Ruiz Gallardón (Manuel Cobo, vicealcalde de la capital) arremete con furia contra Esperanza Aguirre habla por boca del propio alcalde, quien, a todas luces, en este episodio ha jugado el papel de ventrílocuo.

Aguirre no rechaza mirarse en el espejo de Margaret Thatcher. Tiene fuerza política y ganas de liderar a la derecha española y esa pulsión, periódicamente, la lleva a navegar a la contra y agitar las aguas de la calma chicha que define el liderazgo de Rajoy.

Tiene legítima ambición y se siente con fuerzas, pero tropieza con dos obstáculos.

El primero, la falta de apoyos en las burocratizadas baronías regionales del PP (circunstancia que la aconsejó no dar un paso en el congreso de Valencia); el segundo obstáculo se llama Alberto Ruiz Gallardón, un político que tiene idéntico sueño y pareja ambición.

Gallardón es el Alcibiádes de la derecha española, un político cargado de futuro al que, paradójicamente, mima la izquierda y rechaza el ala más montaraz de su propia familia política.

Y en eso están. En una lucha de poder en la que lo que está en juego es bastante más que la presidencia de Cajamadrid.

Esa es la verdadera cuestión de fondo del lío montado en el Montepío.

FERMÍN BOCOS

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído