Compran a mitad de precio los productos robados

Chusma española: jubilados madrileños encargan robos a drogadictos

Los robos se han incrementado en los grandes supermercados

Y los comerciantes robados pagando con sus impuestos las pensiones de la gentuza que les manda los ladrones

La realidad es insuperable en cuanto a creación de ficción: jubilados madrileños encargan robos a drogadictos. ¡Qué pena que éstos no les roben directamente a los j… viejos!

Vi el reportaje en ABC y reconozco que tuve que leerlo dos o tres veces porque me negaba a creerlo:

«Antes, los chorizos se llevaban lo que pillaban y se lo ofrecían a los ancianos en la calle. Ahora, los jubilados hacen pedidos al por mayor. Les entregan una lista y luego se lo llevan a muchos a casa. Lo sé porque lo comentan aquí las clientas», informa un tendero del mercado Puente de Vallecas.
Buena cuenta de ello también da el comerciante de una tienda de embutidos. «He escuchado que a algunos se lo suben a casa, pero depende de cómo queden. Ahí enfrente -señala hacia un pasadizo- también se hacen entregas. Llega un toxicómano con una bolsa cargada, el jubilado o la jubilada le da el dinero, y cada uno se marcha por donde ha venido», explica.

«Si quieres algo en concreto, hay que pedírselo por la tarde; si no, hay que esperar sentados a que ellos enseñen lo que han podido conseguir».
Tranquilamente, una anciana vallecana ofrece esta información mientras aguarda junto a una veintena de jubilados la oferta de sus vendedores irregulares.

«No siempre les compro, pero como suelen traer las cosas a mitad de precio, pues a veces me llevo algo, que viene bien», dice una septuagenaria entre risas.

Y los comerciantes robados pagando con sus impuestos las pensiones de la gentuza que les manda los ladrones.

¿Cómo no va a haber políticos ladrones y mentirosos si tenemos un pueblo como el descrito? Por cierto, ¿a qué partido votará esta chusma?

UNA MUJER ADMIRABLE: CASA CUNA DE VALENCIA

Y frente a esos jubilados que merecen pasar una temporada en un hospital cubano, un testimonio de amor y esperanza:

Mira: si viene una adolescente que está en peligro de abortar, la alojamos aunque nos quedemos sin cama las monjas. Antes nos quedamos nosotras sin cama, que permitir que se quede en la calle una chica a la que están presionando para abortar.

Ves tantas cosas, tantas injusticias. Hay tanta gente tan necesitada que no te importa quedarte sin comer para darles de comer. Incluso mujeres casadas vienen ocultamente: Madre, es que no tengo para el pan. Esto las monjas no lo saben y no quiero que lo comentes, pero acabas dándoles dinero. Es que te parten el alma. Pero bueno, Señor, unos tanto y otros tan poco.

Y a esta santa, un abogado que fue salvado en su casa la demandó.

Por si queréis enviarles algun donativo.

PEDRO FERNÁNDEZ BARBADILLO

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído