El divisionismo cainita desgasta a la oposición

El mal endémico de la derecha española

El drama del PP es la falta de una conciencia común de militancia

España es sociológicamente de centro izquierda y para ganar el Gobierno se necesita un proyecto de espectro muy amplio

El centro-derecha español debería sentirse orgulloso de contar con activos tan valiosos como Rajoy, Esperanza Aguirre, Ruiz Gallardón, Camps, Rato, Cospedal o Feijoo, que garantizan un alto nivel de competencia para dirigir asuntos públicos y forman, junto con otros muchos, una alineación de mayor empaque que la débil nomenclatura socialista, adelgazada por Zapatero de cualquier elemento capaz de destacar por encima de su rasero insustancial.

En la política real, -escribe Ignacio Camacho en ABC- dominada por la mediocridad y la intriga, esa teórica variedad enriquecedora representa un problema orgánico porque crea pulsos de liderazgo y provoca que la rivalidad conspirativa consuma una enorme cantidad de energía creativa.
Sin embargo la convivencia de ese grupo tan notable se está revelando imposible por culpa de ambiciones privadas, antagonismos mutuos y celos perpetuos que desestabilizan el Partido Popular y lo sacuden bajo la sospecha permanente de la desconfianza.

La conclusión de este estado de crispación interna no suele apuntar al virus personalista sino a la debilidad del liderazgo de Rajoy, lo que equivale a sugerir que para apuntalar su jerarquía éste debería liquidar a todo el que descuelle a su sombra.

En la lógica mezquina de la política resulta un razonamiento correcto, pero eso supone la descapitalización de un partido que necesita reunir todas sus fuerzas para alcanzar sus objetivos y que no puede permitirse la amputación de sus elementos con más peso específico.

Muy mal funciona la actividad pública cuando tanta gente prefiere una organización mediocre pero cohesionada antes que otra brillante aunque más dispersa. Se diría que existe una cierta fascinación colectiva por el autoritarismo como estilo de dirigencia.

El drama del PP es la falta de una conciencia común de militancia y cooperación que la izquierda sí sabe imponerse a sí misma. El divisionismo cainita es un mal endémico de la derecha española, que se desangra en intrigas de personalismos atrincherados en búnkeres y camarillas; cuando ha superado esa enfermedad congénita -con Aznar- ha podido crear mayorías sociales.

España es sociológicamente de centro izquierda y para ganar el Gobierno se necesita un proyecto de espectro muy amplio en el que lo único que sobran son las conjuras de salón y los desvaríos de grandeza. La permanente querella interna del Partido Popular no es tanto un problema de liderazgo como de fulanismo; no es un debate de autoridad, sino un conflicto de lealtades.

Como recuerda el editorial de ABC, a partir de ahora, el PP y Mariano Rajoy van a estar bajo la lupa de quienes querrán ver en cualquier problema un rebrote de crisis y de quienes saben que a la derecha española le cuesta mucho ganar imagen, y muy poco perderla:

  • Por eso no va a bastar que se apaguen los conflictos internos si el PP no genera ilusión y expectativas en la sociedad. También empieza un tiempo de prueba para las lealtades internas, especialmente de quienes han incendiado el bosque para, según dicen, ayudar a Rajoy. Parece claro que el líder del PP no necesita albaceas y que se basta para interpretarse a sí mismo.
  • Son enfrentamientos que muy pocos secundan y menos entienden en el momento en que este partido tiene ante sí la responsabilidad de ganar las próximas elecciones y ponerse al frente del Gobierno de España. Este objetivo será muy difícil si se pretende que el PP resuelva sus problemas dejando tras de sí un reguero de vencedores y vencidos, aunque ha habido comportamientos que pueden merecer un reproche disciplinario. Al PP no le sobra ni un voto, ni un militante, ni uno de sus líderes.

Te puede interesar

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído